Ayer a la tarde y en medio de algunas confusiones, se realizó el entierro de dos de los hermanitos fallecidos en el incendio de una casa en la vecina ciudad de Santo Tomé. Allí, vecinos, papás de compañeritos de la escuela de los nenes y otros ciudadanos se acercaron a despedir los restos y a manifestar la bronca porque para ellos el incendio fue intencional. Mientras tanto, fiscalía investiga el hecho como accidental.

¿Confusión intencional?

Una mamá de un compañero se quejó porque hubo una “confusión” en cuanto al horario del entierro de los restos de los chicos. “Nos dijeron que serías a las 18 y termina siendo a las 14 horas”, teniendo en cuenta que no muchos pudieron llegar a tiempo. Además, los papás de alumnos de la escuela a la que asistían los chicos fallecidos se lamentaron que el establecimiento estuviera dando clases, sin dar asueto por la situación, “como si no hubiera pasado nada”, dijo una mamá.

Lo que dicen los vecinos

No nos pocas las declaraciones de vecinos que en la puerta del Cementerio de Santo Tomé comentaron que “esto se veía venir”. Según comentarios, la madre de los nenes había amenazado la noche anterior al incendio diciendo “hoy terminamos todos en el cementerio” ya que, aparentemente le había llegado una cédula que el lunes siguiente le iban a retirar la custodia de los niños.

Mientras, desde Fiscalía, el hecho se investiga como accidental hasta que aparezcan pruebas que demuestren lo contrario.