La devaluación de los últimos meses dejó dos efectos inocultables en la economía: un aumento de la pobreza y una marcada suba de precios. En ese contexto, el Gobierno salió a poner paños fríos a un posible control de precios para contener ambas variables.

En el marco de una conferencia de prensa en la Casa Rosada, el ministro de Producción Dante Sica descartó cualquier tipo de medida tendiente intervenir los precios. Ante la pregunta de ámbito.com respecto a si el Gobierno pensaba convocar a los formadores de precios y a las cadenas de distribución para un acuerdo de precios voluntario por los próximos meses, el propio funcionario lo descartó de plano.

“Los controles de precios nunca han tenido el impacto necesario y tendieron a la cartelización“, detalló el titular de la cartera de Producción. En ese contexto, el ministro comentó que desde el Gobierno “mantenemos un monitoreo constante con las cadenas de producción”. 

Por lo pronto, Sica aprovechó para detallar la batería de herramientas con las cuales trabaja el gobierno como Precios Cuidados, las Ferias “El mercado en tu barrio”, el aplicar la Ley de la Defensa de la Competencia y en materia laboral la utilización de los Repro (planes que permiten que las empresas conserven a los trabajadores y el Estado cooperar con una parte del pago de salarios).

“Vamos a seguir utilizando todos los instrumentos legales para determinar los abusos dominantes de cualquier sector. Creemos que es la norma de darle mayor previsibilidad a los empresarios y los consumidores”, remarcó Sica.

Respecto a cuánto podría durar la recesión, el ministro se mostró optimista al plantear que estima que si se estabiliza la cuestión cambiaria “la recuperación podría verse en los primeros meses del año que viene”. Por otra parte, en su flamante rol de titular de la cartera de Trabajo, Sica también se refirió a los aumentos paritarios. En ese contexto, detalló que el 85% de los convenios cuentan con cláusulas gatillos o reapertura de paritarias y mencionó que uno de los gremios más numerosos el de Empleados de Comercio ya había solicitado la reapertura. “Cada sector se irá acercando a la Secretaria de Trabajo para ir revisando los acuerdos”, sostuvo Sica.

Carolina Stanley explicó medidas sociales para paliar la crisis económica. Foto: Mariano Fuchila.

• Los nuevos datos de la pobreza, en el centro de la escena

“Siempre diremos la verdad” dijo el presidente Mauricio Macri cuando admitía que la pobreza había aumentado y que probablemente “las mediciones de marzo y septiembre también van a mostrar retrocesos, pero no vamos a dejar de hablar de la pobreza porque tengamos retrocesos”. Hoy en la Argentina hay más de 11 millones de personas que son pobres y según mediciones como la de Universidad Católica Argentina esta cifra alcanza el 30% de la población. 

Lo cierto es que este aumento en el Índice de Pobreza informado por el INDEC no refleja la escalada de los precios producto de la devaluación, por esta razón es que Macri se anticipa señalando que en marzo el porcentaje de pobres será mayor. El Presidente no quiso dejar de “poner la cara” y hacerse cargo de la mala noticia y admitir el fracaso -por ahora- del objetivo primordial de su Gobierno.

En ese contexto, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley explicó algunas de las medidas sociales paliativas que se instrumentarán en el corto plazo para sobrepasar la crisis. En primera medida, se anunció un monto adicional de dinero a ser otorgado en diciembre para los planes sociales y la AUH para aligerar el impacto de la recesión y la suba de precios.

Asimismo, la ministra no descartó que “frente alguna situación de necesidad, si bien aún no hay nada previsto y tenemos esta posibilidad concreta de usar fondos para cuestiones sociales”. Se referirá a que el acuerdo con el FMI prevé el incrementar los fondos del presupuesto nacional para la cobertura social. Finalmente, Stanley sostuvo que está en contacto permanente con las organizaciones sociales y desmintió que se haya eliminado la tarifa social para los usuarios de gas.