Acusados. Tres de los imputados que llegaron al juicio iniciado ayer.

Cinco policías y tres civiles acusados de integrar dos asociaciones ilícitas que trabajaban en forma coordinada comenzaron a ser juzgados ayer y la Fiscalía pidió penas que van desde los 12 a los 28 años de prisión. Dentro de los atracos que les achacan se cuentan dos robos “milimétricamente planeados” a sucursales del banco Credicoop en 2015, el primero en la localidad de General Lagos y el segundo en la zona sur de Rosario. Por la misma causa ya hay cuatro personas condenadas.

“Los policías hacían uso de sus funciones para cometer delitos y los civiles obtenían la impunidad”, sostuvo la fiscal Viviana O’Connell en su alegato inicial, acompañada de sus pares Karina Bartocci, Sebastián Narvaja y Aníbal Vescovo.

El caso que inició la investigación fue el copamiento de la subcomisaría 13ª de General Lagos y el robo que, minutos después, tuvo como blanco al banco Credicoop de esa localidad, el 13 de mayo de 2015. “Seis delincuentes se movilizaron a las 6.30 para ejecutar un hecho organizado hasta el último detalle por policías que, se suponía, debían cuidar a la comunidad”, señaló la Fiscalía.

La fiscal relató que ese día un hombre que participó de la investigación bajo la figura de “imputado colaborador” (aportó datos a los pesquisas para obtener beneficios en la condena) llegó a la subcomisaría 13ª en un Chevrolet Astra que hacía de remís y llevaba a tres hombres: Humberto “Viejo” Aguirre, de 53 años; Damián “Rastrero” López, de 36, y un tal Juan que nunca cayó.

A la par llegaron en una moto Oscar “Chunchi” Berlari, de 37 años; y Pedro “Oreja” Leiva, de 22 y condenado en un juicio abreviado a 20 años de prisión tras admitir ser el autor de un crimen y pertenecer a la banda.

En la seccional quedaba sólo una empleada policial ya que los dos colegas que la acompañaban (uno de ellos Javier Lanero, de 43 años y acusado en este juicio) se fueron unos minutos antes que de costumbre. Para la Fiscalía esa fue la señal para iniciar el atraco.

La banda redujo a la agente, la maniató y encerró en una oficina. Luego robaron dos escopetas, una ametralladora, dos pistolas y chalecos antibalas. Berlari y Leiva se quedaron ahí. Aguirre, López y Juan se subieron al patrullero y, vestidos de policías, fueron al banco Credicoop.

Cuando llegaron redujeron al custodio que debía ingresar al banco para relevar la custodia y esperaron la llegada de los empleados. Tras amenazarlos con armas accedieron al tesoro y robaron 140 mil pesos.

La banda huyó en los vehículos en que había llegado y en el patrullero, que abandonaron en un camino de tierra. Luego se reunieron para repartir el botín y notificaron del éxito del atraco a Carlos Morgan, de 41 años y secretario del jefe de la subcomisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez.

La pata policial

Para los fiscales todo fue posible gracias a la coordinación de las dos bandas. Señalaron que unos días antes del robo Morgan, Maximiliano Maldonado, de 46 años, y algunos de los ejecutores del atraco, coordinaron todos los detalles utilizando la información y los uniformes policiales.

Tras el atraco al Credicoop hubo otros hechos achacados a la banda. El primero fue una entradera a una casa de Villa Gobernador Gálvez el 3 de junio de 2015 de la que participaron el colaborador que hacía de remisero, Aguirre y otro sujeto.

Al día siguiente la víctima se cruzó en la calle con los asaltantes y dio aviso al Comando Radioeléctrico. Los sospechosos fueron detenidos y la Fiscalía ordenó allanamientos, pero cuando la PDI fue a realizarlos personal de la sub 26ª se les había adelantado. En ese momento se ordenó la intervención de teléfonos para recabar material probatorio.

Otra sucursal

El 5 de agosto de 2015, pasadas las 10, cuatro hombres llegaron a la sucursal del Credicoop de Arijón al 400, en Rosario. Para la Fiscalía eran Aguirre, Berlari, López y el condenado Leiva. Vestían ropa de trabajo, capuchas, gorros y pelucas. Blandiendo armas golpearon y amenazaron a clientes y empleados.

Uno de ellos le puso un arma en la cabeza a una mujer y así consiguió acceder al sector de cajas. Robaron 141 mil pesos y 6.500 dólares.

El último hecho fue el robo de 69 mil pesos el 7 de octubre de 2015 a los ocupantes de una camioneta Chevrolet S10 cerca del frigorífico Swift, en Villa Gobernador Gálvez. El dinero era para pagar los sueldos de 15 operarios de una empresa. Cuatro personas en dos motos (serían Berlari, López, Aguirre y el condenado Julio Michela) las amenazaron con armas para sustraerles el dinero.

Pedidos de penas

Los fiscales solicitaron a los jueces Gonzalo López Quintana, Eleonora Verón y Facundo Becerra que los ocho acusados fueran condenados por asociación ilícita (cada uno con distintos roles), robos calificados y privaciones ilegítimas de la libertad.

Para Maldonado (jefe de la sub 26ª y presunto jefe de la banda policial) y Morgan (su secretario y supuesto organizador) pidieron 28 años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos. En el caso de Morgan, además, solicitaron una multa de 12 mil pesos.

Para Nara Lucía Rodas, que prestaba servicios en la sub 26ª y es pareja de Maldonado, 12 años de prisión efectiva y 12 mil pesos de multa. En tanto, para los policías Fernando Acosta y Javier Lanero, 16 y 18 años de prisión respectivamente.

En el caso de Humberto Aguirre, sindicado jefe de la banda civil, solicitaron 25 años de prisión; y para Oscar Berlari y Damián López, 23 años de cárcel.