Las maniobras, que perjudican a un profesional y a obras sociales, se realizaron desde un centro privado de Suipacha al 100. La Fiscalía de Delitos Económicos accedió a sistemas y secuestró documentación para determinar el monto y alcance del fraude. Aún no hay imputados.

Efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) allanaron este miércoles una clínica pediátrica de Suipacha al 100 por la emisión de numerosas a nombre de un profesional que no reconoce esos servicios prestados. No trabaja en el lugar desde 2008 y lo denunció ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El perjuicio, que sería contra él y obras sociales, es investigado por la Fiscalía de Delitos Complejos y Económicos, donde solicitaron la medida para secuestrar órdenes de consulta, prácticas, recetarios, balances, liquidaciones y todo lo relacionado al médico, entre otras cosas. Para ello peritaron computadoras y sistemas.

La clínica allanada se denomina “Estación infancia” y se presenta como un centro de especialidades pediátricas. Sobre ella, el profesional denunció que “en forma casual y fortuita” encontró en la Asociación Médica una orden con su firma y sello de un servicio prestado con el membrete de la clínica pediátrica, en la cual no trabaja desde hace 10 años. Al mismo tiempo, recibió una consulta de la obra social que le llamó la atención.

Entonces, solicitó informes a la Asociación Médica de Rosario (AMR) y notó que había numerosas órdenes a su nombre por servicios no prestados. Advirtió además que a muchas prácticas no las realiza de manera cotidiana ni cuenta con la aparatología necesaria por tratarse de otra especialidad.

Asesorado por un abogado, el profesional realizó la denuncia formal y, bajo las órdenes del MPA, actuaron el área de Inteligencia de la PDI, una contadora y un experto en sistemas. Las fuentes consultadas aseguraron que la medida realizada en Suipacha al 100 fue “muy positiva”.

Como primeros damnificados aparecen el profesional, a quien le falsificaron la firma y le usurparon el nombre o título, y numerosas obras sociales.

Apenas una primera evaluación permitió determinar que sólo a una empresa le facturaron 300 mil pesos en un año. Para comprender el monto total, se debe multiplicar por la cantidad de prepagas y los años que transcurrieron.

Tras la evaluación de todas las actuaciones, fiscales del MPA de Rosario determinarán si corresponde realizar imputaciones. Por ahora no trascendió si en la utilización del nombre y sello del médico hay responsabilidad de personas que allí trabajan, es institucional o alcanza inclusive a terceros.