Club Unión de Santo Tomé
Muchas son las instituciones que por el aumento de las boletas de los servicios se ven obligados a tomar nuevas medidas para pagar los servicios. Algunos de los aumentos superan el 2000 por ciento de 2015 a esta parte.

 

Cada vez se hace más dificil llevar adelante las actividades sociales y deportivas dentro de los clubes de la ciudad y la región. El brutal aumento de las tarifas y la baja en cantidad de socios es una sábana corta que hace que las comisiones directivas hagan malabares para poder seguir brindandando los servicios.

En la mañana de hoy se conoció la noticia que el club Regatas de esta ciudad sufrió el corte del suministro de gas por falta de pago. Esto hace que no se pueda llevar adelante la climatización de la pileta y no haya agua caliente en los vestuarios donde los deportistas se higienizan tras la actividad deportiva.

Pero este no es el único caso. Muchas son las instituciones que sufren el aumento desmedido, y no gradual de las tarifas y no llegan a pagar los servicios. Si se pagan los sueldos no queda para las tarifas y es ahí donde comienza la bola de nieve que, en muchos casos, no se puede parar hasta el cese del servicio.

Omar Afranchino, presidente del club Unión de Santo Tomé, explicó que se “hace muy difícil poder pagar las boletas de servicios y en hace dos meses tuvieron que pedir un crédito bancario para poder hacerlo ya que la factura promedio que llega al club es de 40 mil pesos”. Con respecto al pago de la última factura el presidente de la institución explicó que “tras pedir ayuda a la Municipalidad fue esta la que pagó el servicio directamente”.

En otro momento de la charla dijo que el tema es “complicado y son muchas reuniones que tuvimos para encontrarle una solución a este problema que no termina porque en dos meses estalla de nuevo”. Por otro lado Afranchino explicó que “son muchas las personas que realizan actividades y no sólo son los socios del club. En el lugar también hacen actividades escuelas, personas con discapacidad y otros planes sociales. Por esta razón es que la Municipalidad salió a ayudarlos este último mes y seguramente eso se irá compensando en los próximos meses”.

Para finalizar, el presidente destacó que “antes tener una pileta y que esta sea climatizada le daba prestigio a una institución y se lo vivía como un gran logro. Hoy por hoy es un problema que no sabemos como resolverlo”.