La aplicación de control parental Family Link, fue pensada en un principio para niños menores de 13 años y permite monitorear a distancia los celulares y tablets.

También brinda la posibilidad de administrar funciones principales como filtros de búsqueda, cantidad de horas de uso del dispositivo, aprobar o impedir la instalación de aplicaciones y localizar el terminal.

Ahora, desde la última actualización, se habilitaron las funciones de control parental para usuarios mayores de 13 años, quienes tiene que dar su consentimiento para que sea monitoreado. Los adolescentes que estén siendo monitoreados y quieren salir de Family Link, podrán hacerlo, pero esto bloqueara el teléfono por 24 horas.

La aplicación es muy fácil de utilizar y sirve para que los padres puedan hacer cumplir ciertas reglas de consumo digital para sus hijos. Para comenzar a utilizarla, los padres deberán instalar la aplicación en sus propios celulares o tablets y crear una cuenta de Google para su hijo de 13 años o desde ahora introducir la cuenta de mayores.

Luego, se deberá instalar la app en el dispositivo del adolescente y desde allí los padres podrán configurar los controles según sus limites y permisos. Las aplicaciones en las que se podrá tener más control son las propias de Google, por ejemplo, YouTube.

Family Link, está disponible para teléfonos con Android Kitkat o superior y para celulares iPhone con iOS 9 o superior, de manera gratuita.