Algo tan retro como los GIFs han vuelto para quedarse y no hay app que no haya decidido incorporarlos.

La más reciente es Instagram, que los tenía presentes en las Stories y que ahora los comenzó a incluir en su mensajería, reafirmando que llegaron para quedarse.

Desde WhatsApp, Messenger, Twitter y ahora Instagram, todas se han rendido ante los GIFs, porque se convierten en una forma divertida y una alternativa a los emojis, que nunca están ausentes.

Parece sorprendente que un tipo de imagen de resolución baja y con un loop haya regresado con tanta fuerza y tomado un lugar protagónico en la comunicación de hoy.

Una de las ventajas de los GIFs es su fácil creación y compatibilidad, y servicios como Giphy han logrado hacer rentables sus plataformas haciéndolas disponibles a terceros.

Los GIFs son parte del presente y tienen todas las características para continuar en el futuro.