Un grupo empresario se hará cargo de una terminal portuaria en desuso. Se trata de un emplazamiento dentro de la estructura portuaria de Villa Constitución, que será utilizado para operatorias con barcazas que surcan la Hidrovía.

La reactivación de la Unidad 1 (otrora un muelle carbonero), es consecuencia de un acuerdo con el Puerto de Barranqueras para que la ciudad sea un amarradero de barcazas que funcione como escala entre los puertos de Montevideo y Buenos Aires. “La decisión surge del bloque conformado por las Cancillerías de Brasil, Paraguay y Argentina para que el cereal que salga por la Hidrovía recale en este sector”, contó Fernando Villalba, presidente del Ente Administrador del Puerto de Villa Constitución.

Según Villalba, la terminal está prácticamente concesionada a un grupo villense, en el que se destaca el nombre de Rogelio Riganti, un empresario conocido en la ciudad. En principio, la explotación será por seis meses para luego analizar las propuestas que surjan, y la operatoria arrancaría a mediados el próximo año.

Con el objetivo comenzar con la recuperación del frente costero en el sector que será explotado en el futuro por el grupo empresario, el Ente ya comenzó a realizar el desmalezamiento y la compactación del suelo; no obstante, las obras gruesas de acondicionamiento y las necesarias para la operatoria serán afrontadas por los privados.