Macri en la entrevista con la agencia Bloomberg en Nueva York.

“I am ready tu run”. Esa fue la respuesta en inglés que le dio el presidente Mauricio Macri a la agencia de noticias económicas Bloomberg, cuando el periodista estadounidense le preguntó que va a ir por la reelección el año que viene. “Estoy listo para competir”, sería la traducción del adelanto que hizo Macri. Además, sentenció que “no hay ninguna chance” de que Argentina vuelva a caer en default. También mostró todo su optimismo sobre las actuales negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Estoy listo para competir”, aseguró Macri cuando el entrevistador de la agencia Bloomberg se propuso arrancarle un anticipo de cara a las elecciones presidenciales del año que viene en Argentina.

En otro segmento importante de la nota, el jefe de Estado señaló que “no hay ninguna chance” de que la Argentina vuelva a caer en default. “Contamos con el apoyo que recibimos de otros países y especialmente de los Estados Unidos. Con el nuevo valor del tipo de cambio estamos balanceando nuestras cuentas externas y, lo más importante, tendremos un nuevo récord de producción de granos”, detalló.

“Estamos construyendo un nuevo país, una nueva sociedad basada en la cultura del trabajo, en la cultura de que tenemos que mejorar sin trucos ni atajos”, dijo Macri, en una frase que viene repitiendo en todos sus discursos desde que asumió en 2015.

El presidente se mostró optimista sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, pero evitó dar detalles sobre los alcances del nuevo entendimiento. “Estamos negociando desde el día que anuncié que volveríamos a hablar y ahora estamos muy cerca del acuerdo”, afirmó.

“El acuerdo nos dará más certeza para el programa financiero de la Argentina, más apoyo por parte del FMI. Aún no puedo decirlo porque estamos negociando, pero va a brindar más confianza al mercado”, señaló el presidente.

“Estamos comprometidos con que el plan de cinco años para alcanzar el equilibrio fiscal se complete en el próximo año y vamos a hacer un gran esfuerzo”, agregó.

En otro tramo de la entrevista, Macri confirmó que el país atravesará “entre cinco y seis meses” de recesión, “que serán muy duros”, pero confía en que la recuperación vendrá de la mano de las exportaciones en alza y las reservas de shale gas y petróleo de Vaca Muerta, que va a permitir convertir al país en un “gran jugador” en el mercado global.

“No vamos a poner controles de capitales, no vamos a hacer modificaciones del sistema financiero, ni ninguna de esas cosas estúpidas que hicimos en el pasado. Vamos a integrarnos cada vez más al mundo, a crear confianza en lo que estamos haciendo”, cerró.