Imagen ilustrativa.

Abril Vargas continúa internada en el Hospital de Niños. La menor, proveniente de Rafaela, habría quedado en medio de una discusión entre dos hombres.

El sábado, antes de la medianoche y proveniente de la ciudad de Rafaela, arribó al hospital de niños Orlando Alassia una ambulancia trasladando a una menor con una perdigonada de municiones de plomo que la impactaron en la cabeza.

Fue revisada por los médicos del Alassia, los que inmediatamente la compensaron y la dejaron internada. La pequeña permanece en estado gravísimo en la unidad de cuidados intensivo del nosocomio.

El director del hospital, Osvaldo González Carrillo, quien confirmó la gravedad en la salud de la menor y que se hacen todos los esfuerzos médicos y humanos para revertir su estado.

Denuncia

Todo se inició el sábado, en calle Bufa al 1800, del barrio Italia de la ciudad de Rafaela. Alrededor de las 21, se produjo una agria discusión que tuvo como protagonistas a dos hombres, uno de ellos armado con una cuchilla y el restante con una escopeta recortada.

Este último disparó con el arma y Abril Vargas, que se encontraba en el lugar, recibió el impacto de la perdigonada de municiones de plomo en su cabeza.

La menor fue rescatada y asistida. Por la gravedad de su estado fue traída al hospital de niños Orlando Alassia de Santa Fe.

Identificado y prófugo 

Los vecinos de la populosa barriada denunciaron el suceso a la central de emergencias 911. Así fue como llegaron al lugar oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos, y de la Policía de Investigaciones (PDI), que se hicieron cargo de la investigación del suceso.

Pudieron determinar la identidad del hombre que produjo el disparo que hirió a la menor  y se dio inicio a un operativo de búsqueda y rastrillaje en todo el departamento Castellanos, como así también en departamentos vecinos, con control de rutas y chequeos selectivos de personas y de vehículos para dar con el hombre buscado, que aún sigue prófugo.

Peritajes

Informaron la novedad a la jefatura de la Policía de Investigaciones (PDI) y estos hicieron lo propio con la fiscal en turno de la ciudad de Rafaela, doctora Koriakis, que ordenó la realización de los peritajes criminalísticos de rigor en el lugar en el que fue consumado el ataque con el arma de fuego y que dejó en estado gravísimo a la menor.