River volvió a festejar en un Superclásico esta tarde en el único duelo del año frente a Boca por Superliga, teniendo en cuenta que en la primera mitad del año no hubo Súper del campeonato local, que se jugó en noviembre de 2017. El Millonario, además, había ganado ya uno de los más importantes del último tiempo: la Supercopa que se jugó en marzo en Mendoza y valió ni más ni menos que un título.

Pero todavía puede haber más… Es que tanto los de Gallardo como los de Barros Schelotto siguen en carrera en la Copa Libertadores y la Argentina, y podrían volver a encontrarse en ambos certámenes para jugar más clásicos antes de que termine el año.

En el plano internacional, Millonarios y Xeneizes solo podrían verse las caras en una hipotética final de América. Para eso, River debería pasar la serie con Independiente (empató 0-0 la ida en Avellaneda) y luego vencer al ganador de Gremio-Atlético Tucumán (los brasileños vencieron 2-0 de visitantes en el primer duelo). A su vez, Boca debería defender el 2-0 logrado en la ida en La Bombonera ante Cruzeiro, y luego eliminar a Colo-Colo o Palmeiras, en una serie que se definirá en Brasil y tiene 2-0 arriba a los paulistas.

Si todos estos resultados se dan y hay Superclásico en la final de la Copa Libertadores, se jugaría el miércoles 7 de noviembre en la Bombonera y se definiría el miércoles 28 en el Monumental.

La otra opción es en la Copa Argentina, donde se verían las caras en una virtual semifinal. River está a un partido de esa instancia: debe vencer en cuartos al ganador de Sarmiento de Resistencia vs. Atlético de Rafaela. Mientras que Boca todavía está a dos instancias: primero deberá sacar a Gimnasia LP este jueves en Córdoba (21:10 por TyC Sports) y luego a Central Córdoba (Santiago del Estero) o Brown de Adrogué.