El acto, que presidió el intendente Leonardo Raimundo, contó con un desfile de autos antiguos y la presentación de espectáculos musicales. Próximamente comenzarán las obras para extender el paseo tres cuadras hacia el norte, hasta José Ingenieros, y una hacia el sur, hasta Moreno.

 

La Municipalidad de San Lorenzo inauguró el Centro Comercial a Cielo Abierto, que se concretó a partir de la remodelación integral de la avenida San Martín desde Entre Ríos hasta San Juan. El acto contó con un desfile de autos antiguos y la presentación de espectáculos musicales.

El encuentro comenzó con la palabra del intendente Leonardo Raimundo, quien en primer término señaló que la fecha escogida para la inauguración del paseo es la misma que hace 87 años, en 1931, se designó para habilitar las obras de pavimentación sobre ruta 11 entre San Lorenzo y Rosario.

Luego destacó la importancia y el aporte de la concreción: “Quisimos generar un espacio que invite a recorrer, a ser visitado no solamente por los sanlorencinos sino también por los vecinos de muchas localidades cercanas que toman a San Lorenzo como referencia comercial. Y también darle competitividad al comerciante de la ciudad, que siempre aporta con sus impuestos y debe competir con las grandes unidades comerciales de Rosario”.

Finalmente, el mandatario anunció que próximamente se instalará wifi en varios puntos de la arteria central y que en los próximos días comenzarán los trabajos para extender el centro comercial tres cuadras hacia el norte, hasta José Ingenieros, y una hacia el sur, hasta Moreno.

Tras el discurso de Raimundo, se celebró el desfile de automóviles antiguos y clásicos de la región, que luego se estacionaron sobre Avenida del Combate para que la gente pudiera acercarse a tomar fotos. Después se presentó la agrupación Marimagna con un alegre show musical de cumbia pop y un colorido despliegue circense. La actividad se cerró a todo ritmo con la actuación de la batucada Los Primos.

Las obras

Cabe recordar que tras efectuar el correspondiente recambio de caños cloacales, el municipio reconstruyó veredas sobre una superficie de 8.500 metros cuadrados y cambió las 54 luces de la arteria por luminarias led blancas de más intensidad.

Además instaló nuevo mobiliario, consistente en diez livings urbanos compuestos por bancos y macetas, 36 bicicleteros, 30 cestos papeleros y 210 bolardos en las ochavas.. También se levantaron nuevos refugios en las paradas de colectivos ubicadas en las adyacencias de las calles Belgrano y Riccheri.

Con el propósito de reforzar la seguridad vial en el corredor, se emplazaron dos indicadores automáticos de velocidad para que los conductores no excedan la máxima permitida y un ordenador peatonal sobre el cantero, para evitar los cruces por el medio de la cuadra. La accesibilidad también fue contemplada en el proyecto, con la construcción 32 rampas.

Finalmente, se realizaron importantes tareas de forestación, como la extracción de árboles decrépitos y la plantación de nuevos ejemplares con sus respectivos alcorques.