Las jóvenes denuncian agresiones contra ellas
La campaña nacional aconseja ir a la Justicia. Las chicas cuentan que les gritan “asesinas” y una que la agarraron del cuello y la zamarrearon

 

Para hacer frente a frecuentes situaciones de violencia psicológica y hasta física que siguen sufriendo mujeres, sobre todo chicas jóvenes, por usar pañuelos verdes, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lanzó un “recursero” a través de las redes sociales para recordar a las víctimas su derecho a denunciarlas y detallarles dónde hacerlo (ver aparte). “En el ómnibus una mujer de unos 50 años me agarró del pañuelo que yo llevaba al cuello y me empezó a zamarrear y gritar: «¿Qué tenés ahí? Pendeja, qué sabés de la vida vos, qué sabés lo que es traer un hijo al mundo, aprendé a lavarte la bombacha”, contó Agustina Foresi, de 19 años.

A Cuyen Perreta, de la misma edad, la escupieron desde un auto al grito de “asesina”. Apenas un par de testimonios entre los muchos casos de agresión que se vienen dando en Rosario contra quienes militan a favor del derecho a decidir.

La referente de la Campaña por el Derecho al Aborto a nivel local Soledad Gorostiaga contó que decidieron salir al cruce de las múltiples agresiones e incluso de la censura que han sufrido alumnas y alumnos secundarios por ir a clases llevando un pañuelo en sus mochilas.

“Usar el pañuelo verde es parte de la libertad de conciencia y de expresión amparada por la ley federal de educación, la Constitución nacional y los tratados internacionales”, recuerda el “recursero” colgado en las redes sociales.

Si sufrís algún tipo de agresión o discriminación por usar ese o cualquier otro símbolo de la Campaña, avisanos para tener un registro de los casos y tomar medidas coordinadas”, agrega el comunicado.

El hecho es que, incluso después de que el proyecto de legalización del aborto no llegara a ser ley por la votación en el Senado, el pañuelo verde como emblema de las posiciones a favor se continuó llevando. Y las agresiones, que fueron bastante frecuentes durante los días previos al debate en las cámaras, tampoco cesaron. Sobre todo entre las chicas más jóvenes.

Milena Boffo, una joven estudiante de la carrera de historia, también contó haber sido blanco de “insultos” que referían al uso del pañuelo. “Yo sufrí agresiones sólo verbales, pero conozco gente que incluso fue víctima de violencia física”, contó.

En su caso, también fue una mujer arriba de un colectivo quien la increpó por el uso del pañuelo. “Me das asco”, le espetó. Al resto del pasaje le quedó claro por qué lo decía y otra chica que viajaba en el mismo ómnibus le respondió por Milena. “Usted es una irrespetuosa”, le dijo. La agresora se bajó.

En otra ocasión, a la chica —como a Cuyen— le gritaron asesina desde una moto y unos jóvenes identificados con pañuelos celestes —”a favor de las dos vidas”— le pidieron que les diera su propio pañuelo, en una ambigua mezcla de burla y amenaza.

Acto político  

“Siento que cuando somos chicas jóvenes las que lo llevamos hay quienes interpretan que se trata sólo de un acto de rebeldía, de un deseo de molestar, y no entienden que es un acto político, en este caso relacionado con una posición sobre la salud pública”, sostuvo Milena.

“En realidad —afirmó por su parte Cuyen— queda claro que portar un pañuelo verde es mostrar que sos una mujer con posición tomada, feminista, defensora de derechos, y eso molesta en una sociedad machista”.

Para la chica esos insultos gritados por la calle y desde autos —en su caso, siempre por hombres— son otra cara de una misma moneda: la que naturaliza otros gritos igualmente machistas, los piropos.

Por eso a su juicio “la mejor manera de enfrentar eso es seguir usando el pañuelo verde”.

Y eso es justamente lo que promueve la Campaña Nacional: que los paños verdes sigan firmes en los cuellos y mochilas hasta que el derecho al aborto sea ley.

“Más allá de que este año no salió, seguimos sosteniendo el uso del pañuelo como visibilización de la lucha”, confió Gorostiaga, quien además contó que “la demanda” es “constante” y “sigue siendo enorme”.

De hecho, se entregan en cada actividad que realiza la campaña. Hoy, por ejemplo, en el marco de los festejos por el Día de la Primavera, la organización instalará un “gazebo verde” al lado del monumento a los caídos en Malvinas, parque nacional a la Bandera. “Acercate” y “vení a buscar tu pañuelo”, reza la invitación.

Y el próximo 28 de septiembre, Día Internacional de Acción Global por el Derecho al Aborto Legal —que se conmemora desde hace 28 años— la Campaña volverá a ganar las calles y a pintarlas de verde.