“Nosotros estamos muy bien, con el ánimo bien arriba. Sabemos que vamos a la casa del puntero. De no pasar nada raro, no habrá variantes. Jugaremos contra un equipo bravo e intenso. Quedó afuera de las Copas y por eso se juegan todo en el torneo local. Estuvimos trabajando en eso mirando videos. Estamos muy bien. Pensamos en trabajar el partido para ganarlo”. Así se sincero fue el entrenador de Unión, Leonardo Madelón, en la conferencia de prensa de este viernes después del entrenamiento de cara al duelo del próximo lunes ante Racing, a las 21 y con arbitraje de Facundo Tello.

En el ida y vuelta con los medios, entre ellos el equipo Diez en Deportes, ponderó el nivel de la Academia: “Chaco (el DT, Eduardo Coudet) armó un esquema agresivo, atacando mucho con los marcadores de punta, además de los medios. No tenemos que dejar jugar al chileno (Marcelo) Díaz. Sabemos que vamos a jugar un partido lindo, de los que nos gustan a nosotros y queremos ganar para prendernos en la pelea de arriba”.

“A nosotros también nos descubren, porque eso hay que sorprender y cambiar. Hay que buscar variantes, si no se puede por afuera probar adentro. A veces hay que contrapresionar, cosas que los equipos tienen bien trabajadas. Es saludable para Unión tener un sólido esquema”, agregó.

Respecto al lo que dejó la victoria pasada ante Talleres, reconoció: “Para lo anímico fue buenísimos. Veníamos de un partido malo en Copa Argentina. Pero ya es historia, no se habla más de eso. Contra Talleres fue bueno, ganándole a un rival importante dos veces en un año. Es una forma de ganarse un respeto también. No hay que creérsela tampoco, porque no somos imbatibles. Hay que reafirmar todo en cada partido. Tenemos que ganar para despegarnos de la zona media”.

Seguidamente, habló de las metas: “Para nosotros lo mediato estar bien arriba y lo inmediato es Racing. Proyecto muchas cosas, pero a veces los resultados derrumban ilusiones. Nos fue bien yendo despacito y no queremos cambiarlo. Me gusta que somos un equipo ofensivo, equilibrado atrás y con volumen de juego. También tenemos goles de pelota parada y por eso somos un equipo con poder de gol. Estamos intactos. Hay que seguir trabajando en el juego, porque nos toman el tiempo. Pero también es importante motivar a los que están afuera para empujar y ponerme en aprietos para armar el equipo”.

En el final, habló de la buena relación que existe en el club: “Estoy bien, pero no me gusta mesclar las cosas, no es bueno. Pienso las 24 horas en esto, en los cancheros, la comida y demás. La relación es muy buena. No tengo problemas. Obvio que cuando hay dilemas económicos cada uno defiende su parte, porque sino todo sería mansito. Me gusta que mis jugadores que pidan bien y se lo ganen. No hay un enfrentamiento con la dirigencia. Estamos en un período de crecimiento y le vamos a poner el hombro a todo. Gestionar todo lo que se pueda, sabiendo que hay que hacer muchas cosas pedidas por la Conmebol”.