La víctima tiene 19 años y sospecha que la drogaron. La Policía de Toulouse busca a los agresores y a quién grabó el ataque.

 

Una mujer denunció que fue víctima de una violación grupal a la salida de un boliche en el sur de Francia. El ataque sexual fue grabado y difundido por las redes sociales, en donde aparecen al menos cuatro agresores. Mientras la Policía busca a los autores del hecho, las imágenes fueron bloqueadas por la plataforma Pharos, del Ministerio del Interior, que identifica los contenidos ilícitos publicados en Internet.

Los fiscales de la ciudad de Toulouse, ubicada a 700 kilómetros de París, abrieron una investigación el miércoles por la noche después de que la chica, de 19 años, confirmara que era la que aparecía en los dos videos que circularon por Snapchat y Twitter. “Necesitamos calma y discreción”, pidieron las autoridades, que trabajan para identificar a los hombres y a quién registró todo.

En una entrevista con la radio francesa Capitole, la víctima contó que fue violada el sábado por “cinco o seis personas” que no conocía, en el estacionamiento de un boliche del barrio Balma.

Según detalló la joven, el ataque fue muy rápido. “No recuerdo todo”, aseguró. Y aclaró que sospecha que fue drogada. Su hipótesis no fue descartada por los investigadores, ya que en las imágenes pudieron constatar que estaba tambaleando y no tenía la entereza suficiente para defenderse.

Uno de los datos que también está siendo estudiado por las autoridades es la cantidad de testigos. En la grabación se escucha que una persona les advirtió a los agresores que debían frenar el ataque: “Dejen de grabar, es una violación”.

Hasta el momento, la Policía francesa sospecha que fueron entre tres y cuatro hombres los atacantes. Y tendrán en cuenta también los comentarios de las redes sociales, ya que mucho usuarios oriundos de ese barrio aseguraron conocer a los implicados, que tendrían entre 25 a 30 años.

El antecedente de La Manada

Conocidos como “La Manada” por el nombre de un grupo WhatsApp que compartían, cinco hombres fueron condenados a nueve años de cárcel por el abuso sexual de una chica de 18 años en las fiestas de San Fermín de 2016.

El fallo del caso desató una oleada de protestas en toda España, después de que el tribunal considerara que no hubo violación por la imposibilidad de acreditar que los acusados ejercieran violencia o intimidación sobre la víctima.

Pero la polémica no terminó allí. Como los imputados apelaron el fallo ante el Tribunal Supremo y no había condena firme, la Audiencia Provincial de Navarra decidió dejarlos en libertad bajo fianza, sumada a otras condiciones, para que no se acercaran a la víctima.

Los condenados José Ángel Prenda, Ángel Boza y Jesús Escudero -recluidos en la cárcel de Pamplona-, y Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Jesús Cabezuelo -en la madrileña prisión de Alcalá Meco-, deberán, no obstante, comparecer tres veces por semana -lunes, miércoles y viernes- en el juzgado más próximo a su domicilio.