Rubén Pirola
El Senador Rubén Pirola se refirió en el recinto a los desafortunados dichos del Gobernador Miguel Lifzchitz, quien a manera de arenga y de forma exacerbada calificó con términos difamatorios a la totalidad de los Senadores Justicialistas asegurando que son responsables de chantajes y extorsión.

 

Visiblemente molesto el legislador provincial tomó la palabra y le solicitó al Gobernador de la provincia que de forma clara y contundente ratifique o rectifique sus dichos porque éstos dañan la integridad de las personas que tienen y ejercen la defensa de los intereses de los habitantes de 11 Departamentos y en el ejercicio de esta defensa no puede calificárseles de ninguna manera como chantajistas o extorsionadores.

Cinco conceptos claves que dejó en su manifestación el Senador Pirola.

El Gobernador debiera ser el primero en respetar el principio de división de poderes, fundantes de todo sistema republicano y representativo. Respetar la división de poderes es también honrar el ejercicio de las funciones representativas que le competen a un legislador.

Resulta injuriante que el Sr. Gobernador califique de esta manera el ejercicio de nuestra función de Senadores y sostenga temerariamente que la defensa y representación de los habitantes de los departamentos de la provincia sea una práctica extorsiva y de chantaje.

Una obligación moral y ética le exige ser honesto intelectualmente y revisar y reconsiderar sus palabras si así lo siente, pidiendo las disculpas del caso.

Si no se retracta de lo dicho y persiste en sus afirmaciones, una obligación legal le impone el deber de denunciar los delitos perseguibles de oficio que como funcionario público tuviere conocimiento de su comisión en el ejercicio de sus funciones.

Quisiera escuchar palabras de disculpas de parte del Sr. Gobernador, quisiera escuchar que Miguel Lifsfchitz, que también ha sido Senador en esta Cámara y compañero de banca, no piensa de esa manera respecto de otros Senadores que no sean de su partido, quisiera escuchar que se equivocó y que como hombre de bien tiene la dignidad y la sinceridad para reconocer su error y pedir disculpas.

Un llamado a la política en positivo

En su exposición el legislador además hizo hincapié en la forma hostil y negativa con la que Miguel Lifsfchitz planteó el escenario para las próximas elecciones, “Me produce una gran preocupación escuchar “vamos a ir por las otras once senadurías. Dicho así de una manera amenazante, como anunciando una guerra política, cuando la democracia es buscar los puntos de equilibrio entre mayorías y minorías, respetando opiniones y respetando la voluntad del pueblo que elige, conviviendo en forma pacífica, colaborando y trabajando en conjunto, sin enfrentamientos y sin divisiones artificiales, sin grietas” expresó Pirola en el recinto.