Hugo Moyano junto a otros sindicalistas
Los sindicatos de Camioneros, Bancarios y Mecánicos encabezaron un acto en el microestadio de Ferro.

 

Los sindicatos que integran el nuevo Frente Sindical por el Modelo Nacional se reunieron en la tarde del jueves en el microestadio del club Ferro Carril Oeste, en el porteño barrio de Caballito. Hugo Moyano, líder de Camioneros, encabezó el acto, que también contó con la participación de Bancarios, Mecánicos y un sector de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), entre otros gremios.

El acto sirvió para presentar de manera formal el nuevo frente, pero tuvo como eje principal fomentar un plan de lucha “contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri”. Además, se ratificó la adhesión al paro nacional que se convocó para el martes 25 de septiembre, dentro de cinco días, a pesar de que los cerca de 70 sindicatos presentes son opuestos al triunvirato de la CGT y buscan cambiar las autoridades.

“El sol no se puede tapar con las manos permanentemente. Algún día van a tener que reconocer que están hundiendo a la Argentina en la crisis económica más profunda. Algún día nos vamos a dar cuenta”, afirmó Sergio Palazzo, el Secretario General de la Asociación Bancaria.

En el mismo sentido, el sindicalista agregó: “No somos golpistas, ni venimos a imponer nombres. Nos interesa articular la propuesta. Queremos en 2019 un Gobierno que le preste atención a los jubilados y a los trabajadores. No venimos a elegir un candidato a Presidente ni un secretario de la CGT”.

Ricardo Pignanelli, de Mecánicos, fue el siguiente en tomar la palabra: “No queremos que se vayan. Queremos que se queden y terminen en 2019 y ahí seguramente vamos a volver a tener un presidente peronista”. “El 20 de octubre vamos a ir a Luján todos los trabajadores de este espacio”, amplió.

El cierre del acto estuvo a cargo de Hugo Moyano y no se privó de criticar, una vez más, al Gobierno: “La situación del país es tremenda. Y lo dicen los que están sufriendo”. En referencia a la situación económica, subrayó: “Han endeudado a generaciones venideras. Hablando con el FMI no se soluciona el problema”.

“El pueblo argentino no puede volver a equivocarse. Eso significaría la destrucción definitiva del país. Los señores que nos gobiernan tienen que darse cuenta que el pueblo está agotando su paciencia. No somos golpistas ni nada que se parezca, nosotros hemos peleado por la democracia en la calle y estuvimos en cana por eso. Pero tienen que entender que cuando los pueblos agotan su paciencia, las cosas se ponen difíciles”, afirmó el líder de Camioneros, mientras era ovacionado por los presentes.

“Sería un honor que un Gobierno gorila como este me lleve preso”, enfatizó al final de su discurso, después de mencionar la “persecución” contra Cristina Kirchner.