Era una verdadera fiesta de futsal femenino: San Lorenzo y Huracán se enfrentaban en la segunda final de la Copa Argentina, pero cuando apenas iba un minuto del complemento y el partido estaba 1-1, los violentos de ambas parcialidades se enfrentaron en las inmediaciones del Club Alvear y la terna arbitral suspendió el partido.

El microestadio Parque Avellaneda estaba colmado y el partido se desarrollaba normalmente con el Globo en busca de dos goles que le permitieran igualar el global tras el 0-2 en la ida. Tras el entretiempo, apenas un puñado de acciones tuvieron lugar antes de que las dos árbitras pusieron un freno ante los hechos violentos que empezaron a hacerse visibles.

En primera instancia, un grupo de hinchas de San Lorenzo fue en busca de la parcialidad de Huracán por la Avenida Directorio (lindera al estadio) y los estruendos -hubo piedrazos, rotura de vehículos y motos- alertaron tanto a jugadoras como allegados que estaban dentro del lugar. Luego, las acciones se agravaron cuando los hinchas del Ciclón intentaron ingresar al lugar por donde se ubicaba el público de Huracán.

Inmediatamente, la terna arbitral decidió suspender el partido y poner a resguardo a todas las futbolistas, así como también al público, que en ciertos momentos tuvo que correr dentro de la cancha para no ser víctima de las agresiones.

Las imágenes que comenzaron a circular posteriormente en las redes sociales muestran cómo decenas de hinchas de San Lorenzo ocuparon la avenida y apedrearon a los de Huracán, quienes respondían desde uno de los accesos al club ante el escaso accionar de los pocos efectivos policiales presentes en el lugar.

En lo que respecta al partido, Nazarena González había abierto la cuenta a favor de Huracán, tras un centro al área que fue sutilmente desviado y quebró la resistencia de San Lorenzo. Sin embargo, el Ciclón respondió sobre el final de la primera parte y llegó a la igualdad gracias a un rebote capturado por Federica Silvera, que puso el 1-1 antes del descanso.

Tras la suspensión, se esperará la determinación de la Asociación del Fútbol Argentino para conocer el día, la fecha y la sede en la que se disputarán los 18 minutos y 38 segundos restantes del complemento. Asimismo, la casa madre del fútbol argentino deberá determinar si continuará a puertas cerradas o con público de las dos parcialidades.