Muchos ciudadanos recurren al financiamiento a través de las tarjetas de crédito o créditos personales para afrontar sus gastos corrientes, soportando tasas de hasta el 120%. Se busca erradicar prácticas abusivas

La incertidumbre que genera el actual escenario socioeconómico argentino golpeó fuerte en la clase trabajadora que recurre a créditos para cubrir sus gastos. Muchos ciudadanos encuentran como única alternativa endeudarse realizando el pago mínimo de las tarjetas de crédito o tomando créditos personales para afrontar sus gastos corrientes. Ante esto, el diputado provincial Joaquín Blanco presentó un proyecto para crear una Comisión Investigadora de las prácticas de las entidades financieras santafesinas.

Según datos oficiales del Banco Central, a fines del 2017, más de un millón de ciudadanos santafesinos tenían algún tipo de deuda con el sistema financiero, representando el 45% de la población adulta. A nivel nacional, en total eran cerca de 16 millones de argentinos los que estaban endeudados, el 30% de ellos con las tarjetas de crédito bancarias, mientras que el 19% tenía un préstamo personal. “Todos los días recibimos muchas consultas de gente que se endeuda para pagar más deuda”, aseveró el diputado.

El objetivo de la Comisión es relevar datos e investigar las prácticas habituales y los procedimientos de las entidades financieras. “Queremos saber qué información se le brinda a las personas que van a pedir un crédito, si se especifica la tasa de interés real que se les cobrará, los costos administrativos, las comisiones y los gastos de gestión”, señaló el legislador. “Endeudarse en este sistema financiero genera una relación totalmente desigual entre prestamistas y clientes. El objetivo es proteger al más débil en estas transacciones”, añadió Blanco.

Joaquín Blanco

Esta Comisión brindará una herramienta fundamental: nos permitirá exigir una radiografía completa sobre las entidades financieras habilitadas en la provincia de Santa Fe, en qué condiciones trabaja cada una y cómo informan a sus usuarios”, agregó.

En el caso de comprobar que alguna de estas empresas prestamistas realiza publicidad engañosa o no informa correctamente a sus clientes, la Comisión Investigadora podrá presentar las denuncias y reclamos ante los organismos de control pertinentes.

Tras la crisis cambiaria, el Banco Central aumentó abruptamente las tasas de referencia de un 45% a un 60%, ubicándose entre las más altas del mundo. Esto elevó el resto de las tasas de interés vigentes en el mercado, lo cual generó que los ciudadanos se vean envueltos en costos altísimos, teniendo que soportar tasas, en algunos casos, de hasta un 120% anual”, disparó el diputado.

Es una situación que se torna agobiante, porque además vivimos en un contexto de incertidumbre económica. Hay pérdida de empleos, retracción del poder adquisitivo de los salarios, aumentos en impuestos, servicios y de la canasta básica de alimentos. Todo eso genera que muchas personas busquen fuentes de financiamiento para sostener niveles de consumo básico, a costa de pagar altísimos intereses”, agregó Blanco.