La Policía Bonaerense alertó sobre el hallazgo de una nueva droga alucinógena que no figura en las listas de sustancias prohibidas. Con ese argumento legal, la persona que la tenía en su poder podría exigir su libertad.

La droga fue incautada en un operativo dirigido por la Fiscalía Especializada en Drogas Ilícitas de Pilar, a cargo del fiscal Luis Angelini, del Departamento Judicial de San Isidro. El funcionario envió las tres planchas de 25 troqueles cada una a los laboratorios policiales para su análisis. Y ahí llegó la sorpresa.

La pericia, llevada a cabo en un laboratorio de la Superintendencia de Policía Científica, determinó que se trata de una droga conocida como 2C- E, nunca vista por las fuerzas de seguridad de la Argentina.

Por la falta de antecedentes, no figura en la lista del decreto vigente de estupefacientes, un anexo a la ley de drogas que incluye todo aquello que se considera una sustancia prohibida en el país. Eso podría aliviar la situación procesal del hombre detenido por la tenencia de los troqueles, cuya identidad no trascendió.

De acuerdo con el informe del laboratorio policial, se trata de un fuerte estimulante con efectos psicodélicos, que se comercializaba impregnada en troqueles, lo que puede llevar a confundirlo con LSD.

Según informaron fuentes del caso, tras el hallazgo el Ministerio de Seguridad bonaerense “activó los mecanismos para incorporar a la lista de control de estupefacientes, que está a cargo del Ministerio de Seguridad de la Nación, quien lleva el registro y validación de los mismos”.

Además, informaron, se comunicó el hallazgo al Observatorio Argentino de Drogas, dependiente del SEDRONAR, “para que se activen las alertas”.