Los docentes de la UNR se suman al paro

Los docentes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) resolverán esta tarde en asamblea si continúan de paro o levantan la medida que hoy entró en su sexta semana consecutiva. Del debate saldrá la modalidad para decidirlo, adelantó la secretaria general del gremio, Coad, Laura Ferrer Varela. Lo que es seguro, advirtió, es que será por votación, tal como se optó por la huelga, y que seguirán con “la lucha en la calle” y la defensa de la educación pública a través de la Universidad Itinerante.

De todos modos, al margen de si aceptan la última propuesta salarial del gobierno —como de hecho ya hizo Conadu— los docentes de la UNR se sumarán al paro nacional universitario del jueves próximo y marcharán al Congreso para rechazar el ajuste del gobierno y el FMI, pedir más presupuesto universitario y exigir que se reviertan las políticas de desmantelamiento del Estado y el sistema de producción de conocimiento en Argentina.

El viernes pasado Coad llegó a Conadu con un mandato de rechazo a la última oferta salarial del gobierno que, después de largos meses, había logrado perforar el 15 por ciento en varios tramos reiteradas veces propuesto y otras tantas no aceptado.

Esta vez, a grandes rasgos, la propuesta rondó el 26 por ciento para octubre con dos cláusulas de revisión, mientras otros puntos quedaron pendientes de negociación.

El plenario de secretarios generales de la federación resolvió aprobar el ofrecimiento salarial, aunque “ratificando el plan de lucha” contra el ajuste del gobierno, y Coad quedó en franca minoría junto a otros seis sindicatos de base. Conadu Histórica, la otra gran organización a nivel nacional, también rechazó.

A su regreso, Ferrer Varela se mostró crítica hacia el “funcionamiento democrático” de Conadu por haber decidido levantar la medida de fuerza a través de los dirigentes y no por “una votación del conjunto de la docencia”.

Y así fue como el gremio local, invocando sus principios de “democracia y autonomía sindical”, quedó manteniendo el paro al menos hasta hoy. Esta tarde, a partir de las 17, se verá qué decide la asamblea en la Facultad de Humanidades.

Entre las posibilidades figura que se vote en su propio transcurso o que se lo haga luego en los colegios y facultades. “Vamos a evaluar lo que pasó en Conadu y ver cómo seguimos”, adelantó la dirigente, para anticipar que más allá del resultado de esa votación “se va a mantener la lucha en la calle y la universidad Itinerante”, que dio fuerte visibilidad al conflicto.

Los docentes saben que mantener el paro por tiempo indeterminado sólo por la pelea salarial podría llevarlos a un callejón sin salida, máxime cuando la propuesta ya fue aceptada por Conadu y otras cinco centrales de menor representatividad universitaria (UDA, Fagdut, Fedun y Ctera).

Aun así, ante un comunicado del Rectorado en el que se dice que la aceptación de Conadu “obliga” a Coad a levantar la medida (ver aparte), Ferrer Varela recordó que serán los docentes, y no las autoridades de la UNR, quienes decidan.

De todos modos, en el horizonte inmediato, el jueves, ya aparece otro paro nacional con una gran marcha a Buenos Aires para la que el gremio fletará colectivos. Y en breve vendrá otra disputa por el presupuesto 2019, que los docentes deberán seguir de cerca para que los números del ajuste no poden los recursos de la Universidad.

A modo de balance preliminar, con la frase “nada volverá a ser como antes”, Ferrer Varela rescató el protagonismo docente a lo largo de la extensa pelea que dieron codo a codo con los estudiantes y que, con el correr de los días, fue ganando cada vez mayor adhesión social.

Mientras tanto, tampoco hoy habrá clase en las facultades y colegios preuniversitarios, donde la preocupación de los padres crece. De hecho, algunos ya resolvieron reunirse hoy, a las 8, en la sede de gobierno de la UNR para presentar un “reclamo administrativo” a través del que pedirán la “acción del Rectorado” para garantizar los 180 días lectivos que marca la ley.

“Obligación”

En su página web, la UNR dio por descontado que como Conadu aceptó la oferta salarial, los docentes nucleados en Coad deberían volver a las aulas. “Celebramos el acuerdo logrado, que obliga al levantamiento de las medidas de fuerza, al retorno de las actividades habituales y al pago de los incrementos salariales comprometidos.”, sostiene el parte.