El dólar volvió a tomar impulso esta semana.

El dólar abrió en baja y se vende a $ 38,60 en una caída de casi 70 centavos con respecto a la cotización del miércoles, influida por la intervención de bancos oficiales y del Central, que ofrecieron divisas para contener el tipo de cambio, ante la expectativa por las nuevas negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El Banco Nación, que suele tener una de las cotizaciones más bajas del mercado, lo vende a $ 38,60, mientras que entidades privadas llegan a ofrecerlo a $ 39.

En un mercado con una menor demanda el Central, liderado por Luis Caputo, decidió retomar las intervenciones con una venta de US$ 235,1 millones, tras mantenerse al margen desde junio pasado. Además de realizar la venta directa el organismo licitó y adjudicó US$ 100 millones. El cambio de estrategia se dio en el contexto de las negociaciones por un nuevo acuerdo con el FMI, por la aceleración de desembolsos del préstamo por U$S 50 mil millones.

A poco del comienzo de las actividades cambiarias el FMI confirmó el “apoyo total” a la Argentina y comunicó que no descarta ampliar el crédito por u$s 50.000 millones, un rumor que cobró fuerza en los últimos días. “¿Estaría el FMI dispuesto a poner más dinero?”, se le preguntó en reiteradas ocasiones a Gerry Rice, director de Comunicaciones del organismo internacional, en conferencia de prensa. “Estamos en medio de las negociaciones”, respondió.

“En cuanto a los detalles sobre las medidas y temas relacionados al financiamiento, están siendo discutidos ahora y no puedo adelantarme a esos diálogos en curso”, agregó. “Esa información se suministrará lo más rápido posible, pero el diálogo está en una fase muy activa en este momento”, indicó. “Puedo repetir lo que dijo Christine Lagarde: la Argentina tiene el apoyo total del FMI”, agregó Rice.