El ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, pidió a jueces y fiscales que las personas detenidas por atacar a balazos inmuebles “sean condenados por tentativa de homicidio y no por amenazas o abusos de armas” ya que la primera de las acusaciones “prevé penas no excarcelables“. Además, consignó que la policía detuvo a 64 personas en los últimos cuatro meses acusadas por este tipo de delitos. “Esperamos condenas ejemplares“, agregó.

Pullaro se reunió ayer con legisladores provinciales para hablar sobre la situación planteada en torno a los ataques a balazos que tuvieron como blanco propiedades o inmuebles particulares, pero especialmente los últimos episodios que tuvieron como objetivo a casas donde vivieron jueces que actuaron en la investigación y juicio a la banda de Los Monos.

El responsable del área Seguridad sostuvo que “en materia de prevención se trabaja muchísimo en Rosario para que estos hechos no sucedan“, y a la vez planteó una situación a la que consideró incorrecta.

Si una persona dispara contra una casa es probable que le achaquen amenazas con arma de fuego, delito que tiene una pena de 3 meses a un año, o abuso de armas que tiene una pena de un año a tres años. Las dos tipificaciones son excarcelables y es probable que una persona que cometió un delito de esas características salga en libertad antes de que se confeccionan las actas en las comisarías“.

Para nosotros es una tentativa de homicidio“, remarcó el funcionario, y añadió: “Una persona que dispara con un arma de fuego a un domicilio donde hay chicos o ancianos, no quiere amenazar o amedrentar, quiere matar. La sanción debería ser de 4 a 12 años. En los últimos cuatro meses detuvimos a 64 personas que cometieron estos delitos, y las pusimos a disposición de la Justicia. y la verdad es que esperamos penas ejemplares“.