Trump aceptó versión de Putin, negó el Rusia-gate y fue repudiado en EE UU

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se tornó este lunes el centro de una avalancha de críticas de aliados y opositores en su país, luego de la conferencia de prensa que siguió a su cumbre con el líder ruso Vladimir Putin.

“Peligroso y débil”, “vergonzoso”, “al borde de la traición”, fueron algunos de los comentarios que generó en el escenario político estadounidense el desempeño de Trump en la conferencia de prensa realizada este lunes en Helsinki, Finlandia.

El presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano Paul Ryan, apuntó en una nota que Trump “debería apreciar que Rusia no es nuestro aliado“.

No hay una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores básicos e ideales“, agregó.

Por su parte, el titular del partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, apuntó que, en la conferencia de prensa con Putin, Trump exhibió un comportamiento “peligro y débil” ante un adversario como Rusia.

En toda la historia de nuestro país, nunca los estadounidenses vieron a su presidente apoyar a un adversario de Estados Unidos como @realDonaldTrump ha apoyado al presidente Putin“, expresó Schumer en Twitter.

Los legisladores no escondían su irritación por el gesto de Trump de aceptar la palabra de Putin negando cualquier injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016, como afirman los servicios estadounidenses de inteligencia.

Para el senador republicano John McCain, “la conferencia de prensa de hoy en Helsinki es uno de los desempeños más vergonzosos de un presidente estadounidense que podamos recordar”.

Ningún presidente anteriormente se ha humillado de forma más abyecta ante un tirano” que Trump, afirmó McCain.

Otro senador republicano, Jeff Flake, apuntó de su lado que el desempeño de Trump fue “vergonzoso“.

Nunca pensé que viviría para ver a un presidente estadounidense subir al escenario con un presidente ruso, y culpar a Estados Unidos por una agresión de Rusia. Es vergonzoso“, afirmó en Twitter.

Trump había ingresado a la cumbre culpando a la “estupidez” de sus predecesores por dejar hundir las relaciones bilaterales hasta los niveles actuales.

Leer más: Trump evalúa pedir a Putin extradición de rusos acusados de hackear comicios de EEUU

El legislador demócrata Jimmy Gomez fue aún más allá y apuntó que el mandatario había llegado a los límites de la “traición”.

Aliarse con Putin contra los servicios estadounidense de inteligencia es asqueroso; pero no defender a Estados Unidos está al borde de la traición. Todos los estadounidenses deberían estar preocupados“, apuntó.

En medio del temporal de críticas, el Director de Inteligencia estadounidense, Dan Coats, defendió en una nota oficial la conclusión de los órganos de seguridad sobre la injerencia rusa en las elecciones, que Trump terminó ganando ante la candidata demócrata Hillary Clinton.

Hemos sido claros en nuestras evaluaciones de la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y sus esfuerzos continuos y omnipresentes para socavar nuestra democracia“, apuntó.

De su lado, el propio Trump, desde el avión en que viajaba de retorno hacia Estados Unidos, publicó un mensaje en Twitter donde aseguró que tiene una “inmensa confianza” en los órganos de inteligencia, aunque haya ignorado sus conclusiones.

Tengo una INMENSA confianza en mi personal de inteligencia“, afirmó, aunque añadió que “para construir un futuro brillante, no podemos concentrarnos exclusivamente en el pasado“.

El presidente ruso, Vladimir Putin, calificó de útiles las conversaciones mantenidas Tump, y aseguró que “no hay razones objetivas para las dificultades” entre ambos países. “La Guerra Fría terminó, Estados Unidos y Rusia necesitan resolver sus problemas juntos“, dijo durante una rueda de prensa.

Putin aseguró que su Gobierno nunca interfirió en las elecciones estadounidenses, mientras que Trump rechazó que hubiese acuerdos secretos con Rusia antes de su triunfo en los comicios de 2016. “Repito lo que ya dije varias veces: Rusia nunca se inmiscuyó y nunca se inmiscuirá ni en cuestiones internas estadounidenses ni en ningún proceso electoral“, dijo Putin.

Los servicios secretos estadounidenses acusan a Rusia de un ataque cibernético durante la campaña presidencial de 2016 con el objetivo de ayudar a Trump y perjudicar a la rival demócrata, Hillary Clinton.

Un fiscal especial investiga si hubo contactos secretos al respecto entre miembros del equipo de la campaña de Trump y representantes de Moscú. El mandatario estadounidense ha calificado esta investigación en varias ocasiones de “caza de brujas”.

“No hubo acuerdos secretos”, dijo Trump durante la rueda de prensa. “Hicimos una campaña brillante y por eso soy presidente”, añadió. El presidente criticó además la investigación que se está llevando a cabo en su país, que calificó de “ridícula” y “desastrosa”.

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia finalizaron su encuentro de dos horas y 10 minutos en la cumbre celebrada en Helsinki, informó la cadena de televisión estatal rusa Rossiya-24.

“Un muy buen comienzo”, dijo Trump a los periodistas antes de que diera comienzo una comida de trabajo de ambos mandatarios con sus delegaciones, en la que también participan los responsables de Exteriores Mike Pompeo y Serguei Lavrov.

En el inicio de la reunión, el ruso dijo que quiere conversar con su homólogo estadounidense ampliamente sobre las relaciones entre sus respectivos países.

Putin comentó que están continuamente en contacto y se han reunido ya en conferencias internacionales, pero “ha llegado el momento de hablar en detalle sobre nuestras relaciones bilaterales y sobre puntos dolorosos en el mundo. De ellos hay muchos”. Por su parte, Trump subrayó: “El mundo quiere que nos entendamos”.

En las conversaciones en la capital de Finlandia se hablará entre otros de armas nucleares, de temas comerciales y de la relación con China, dijo el presidente estadounidense. Rusia y Estados Unidos tienen el 90 por ciento del arsenal nuclear en el mundo. “Eso no es bueno, eso es malo”, dijo.

Tan sólo unas horas antes del encuentro, el mandatario estadounidense calificó las relaciones entre ambos países de históricamente malas. “Nuestra relación con Rusia NUNCA fue tan mala gracias a muchos años de tontería y estupidez estadounidense y ahora por la manipulada caza de brujas”, escribió Trump en Twitter.

Los servicios secretos estadounidenses acusan a Rusia de un ataque cibernético durante la campaña presidencial de 2016 con el objetivo de ayudar a Trump y perjudicar a la rival demócrata, Hillary Clinton. Un fiscal especial investiga si hubo contactos secretos al respecto entre miembros del equipo de la campaña de Trump. El mandatario ha calificado esta investigación en varias ocasiones de “caza de brujas”.

No obstante, la relación entre ambos mandatario es buena, según el Kremlin. “Se prestan atención uno al otro y pueden conversar bastante bien”, dijo Dmitri Peskov, portavoz de Putin, en declaraciones al canal estatal RT horas antes del encuentro. El portavoz señaló que espera que la conversación “al menos” suponga “un pequeño paso” para salir de las actuales relaciones, que son malas.

Con las acusaciones presentadas el viernes por el Departamento de Justicia estadounidene contra 12 miembros del servicio secreto militar ruso GRU, Washington responsabiliza directamente al Gobierno de Putin de los ataques cibernéticos a PCs de miembros del partido Demócrata y de la campaña de Clinton. Los demócratas estadounidenses pidieron que el tema ocupara un lugar destacado en las conversaciones. Pero no está claro que Trump lo vaya a abordar.

Además Trump volvió a acusar a su predecesor Barack Obama de no haber hecho nada contra esos presuntos ciberataques rusos y dijo que el Gobierno de Obama acusó públicamente a Rusia un mes antes de los comicios de estar detrás de los ataques.

El presidente estadounidense y el presidente ruso no hablarán solo sobre la tensa relación entre ambos Gobiernos, sino también sobre otros conflictos internacionales como lo son Ucrania o Siria.

En este último tema lograr un acuerdo será complicado, dijo Peskov, pues las partes difieren sobre Irán. “Sabemos cuál es la posición de Washington sobre Irán. Pero a su vez, Irán es para nosotros un buen socio tanto en las relaciones comerciales como en el diálogo político”, añadió. Rusia e Irán son los principales aliados del Gobierno del presidente sirio Bashar al Assad.