El ministro de Trabajo Jorge Triaca afirmó que el paro por 24 horas convocado por la CGT para el lunes de la semana próxima “no sirve para nada porque no arregla los problemas de los argentinos”.

Al mismo tiempo aseguró que el gobierno está dispuesto al diálogo con la central sindical “el mismo día, al día siguiente, mañana mismo” para acordar “cómo resolvemos los problemas”. Además cuestionó a la central sindical, al señalar que “cada uno toca una sinfonía distinta”.

En declaraciones al programa Código Político por la señal TN sostuvo que “hay una dirigencia que está dispuesta a acompañar”, en tanto que otros “miran el espejo retrovisor, defienden el estatus quo o situaciones personales”.

“Entendemos que tiene que haber una dirigencia más madura, que esté dispuesta a dar el debate, por ejemplo como hacemos para formar mejor a nuestros trabajadores: hay un desafío ante los cambios tecnológicos que no está siendo abordado por muchos sectores sindicales que tienen que entender que si no les brindamos herramientas de capacitación van a encontrarse con situaciones de dificultad en el empleo”.

Para Triaca la mayoría de los planteos por los cuales va al paro la central sindical, al que adhieren las CTA y Camioneros, entre otros, “estaban encarados en una mesa de negociación”.

Afirmó la voluntad del Gobierno de seguir trabajando “sobre cada uno de los problemas de los argentinos; lo hemos hecho en mesas de diálogo sectorial; hemos avanzado en distintos sectores desde la energía renovable, la producción agropecuaria, agrícola, la industria, hemos avanzado en cada uno de esos sectores, encontrando soluciones”.

Respecto de la paritaria del gremio de los Camioneros, que conduce Hugo Moyano, que acordó un 25 por ciento, Triaca explicó que “es una paritaria que requiere aclaratoria porque en la presentación que han hecho del Acta que han firmado en conjunto entre el sector empresario y el trabajador, no lo ha firmado el Ministerio de Trabajo”.

Completó señalando que para esa paritaria “tenían una audiencia en Trabajo y decidieron no concurrir; firmaron una paritaria que tiene tres escalones: para el mes de julio del 8%, para el mes de noviembre del 7,6% y para el mes de marzo del 7,6% sin bonos ni ninguna otra cuestión”. El acta, agregó Triaca, “requiere de ciertos procesos para dar legalidad a la presentación hecha”.

Sostuvo además que “en la Argentina las paritarias son libres” y admitió que “ha cambiado la situación de los que han negociado en la primer parte del año: hemos tenido una modificación en la expectativa de inflación, en la variación del tipo de cambio y en las consecuencias que eso tiene en la economía y a partir de esto van a modificarse las paritarias vigentes y las que están cerrándose, como la de Camioneros”.

Mencionó además que luego de que cerraran paritarias al 15%, el Poder Ejecutivo habilitó un régimen para el otorgamiento en el sector privado de una recomposición salarial del 5% no acumulativo, a cuenta de las negociaciones paritarias que se desarrollen una vez que se activen las cláusulas de revisión incorporadas en los acuerdos de este año.

Aseguró que la mayor parte de los acuerdos paritarios se firmaron, “más del 70%” y destacó que todos tenían esa cláusula de revisión que lleva a las partes a volver a sentarse a negociar.

“Uno de los reclamos de la CGT era lo que tenía que ver con el impacto de la variación del tipo de cambio en los precios y en el poder adquisitivo del salario. Nos preocupamos, por eso el Presidente (Mauricio Macri) agregó ese 5% en el mes de julio y en el mes de agosto (dos y medio y dos y medio) para que haya una contención en relación a los ingresos de los trabajadores pero que también tenga una consecuencia inmediata que no impida la revisión como estaba pautada”.

“No vemos un escenario de dificultades y tensiones ni tampoco nadie que ha ganado y perdido, sino que lo que tenemos en claro es que lo que pasó hasta el mes de mayo es muy distinto a lo que está pasando en junio”, aseguró Triaca.

Además puso de relieve que la posibilidad de revisión, dentro de las paritarias, permite “descomprimir” ya que “las partes se vuelven a sentar si la inflación ha impactado”. Esto, aseguró “lo ha entendido la mayoría de la dirigencia sindical” y “hay que diferenciar aquella mayoría de la dirigencia que entiende, acompaña y otros que están más atados a cuestiones políticas”.

De la central sindical Triaca opinó que “es compresible que la unidad la tienen que conseguir en la acción“, pero en los reclamos “hay una diversidad enorme porque hay voces distintas dentro de la CGT; no hay una melodía unificada, sino que cada uno toca una sinfonía distinta“, dijo.