La iniciativa del Gobierno de la Ciudad asociando este emblema de Esperanza con los colores de la bandera busca destacar un día muy caro a los sentimientos de los argentinos. La iluminación en celeste y blanco conmemorando el día de la Bandera comenzó con las primeras horas de oscuridad del 19 de junio, y siguió durante la noche del 20, presidiendo de alguna manera, el centro de la ciudad que se encuentra engalanado en los colores celeste y blanco.

“Es una manera más de sumar a la recordación, de transmitir un mensaje de unión y respeto a una fecha que sin dudas une a todos los esperancinos, una modalidad que decidimos utilizar especialmente en una ciudad que hace de los símbolos una cuestión cultural muy fuerte”, explicó el secretario de Servicios Públicos, José Buffet.

“Nos entusiasma ver como los vecinos se acercan y retratan el frente del edificio así iluminado, ya sea de manera directa o posando en la ya clásica selfie, una manera más de apropiarse de una idea que sirve para destacar de manera creativa un nuevo día de nuestra enseña patria. Ver como los vecinos inmortalizan el edificio iluminado con sus cámaras marca a las claras la muy buena recepción de esta decisión”, cerró el funcionario.

El gobierno de la ciudad celebró con los más chicos

Una de las celebraciones más creativas y que más emoción generó fue la que estuvo a cargo del Jardín Nº 147 “Esther Boaretti de Santangelo”, realizada frente al Palacio Municipal.

“Poder participar de un encuentro con los más chicos para recordar a la bandera y su creador es muy pero muy lindo e inspirador y nos anima a seguir creando y potenciando estos espacios de participación y reunión que llenan de alegría el espacio público de nuestra ciudad”, aseguró la intendenta Ana Meiners.