En la ceremonia inaugural del Mundial de Rusia 2018, uno de los que no pasó desapercibido fue Diego Maradona, que se lució con un look muy particular en el Estadio Olímpico Luzhnikí de Moscú.

Traje azul, camisa celeste, corbata negra y celeste, gafas azules y un reloj negro y dorado. Así fue la vestimenta de Maradona, objeto de todas las miradas por su elegante y llamativa vestimenta.

Diego siguió de cerca el triunfo de Rusia sobre Arabia Saudita por medio de los palcos oficiales, donde estuvo acompañado por otras glorias del fútbol como Cafu,  Xavi, Casillas y Puyol y el camerunés Eto’o.

El ex futbolista de 57 años, actual presidente del Dinamo Brest de Bielorrusia, fue entrenador de la Selección en el Mundial de Sudáfrica 2010.