“Paramos porque nosotros somos críticos con la política económica que está desarrollando este gobierno”, afirmó Fernández, quien advirtió que “hay menos trabajo y cada vez se hace más difícil vivir”.

El sindicalista señaló en declaraciones periodísticas que “hace mucho tiempo que la economía está al servicio de los capitales, que son los privilegiados, y que manejan las variables de la economía para sus grandes ganancias”.

La CGT convocó este martes a un paro nacional por 24 horas para el próximo lunes 25 de junio sin movilización y en rechazo al rumbo económico del Gobierno, luego de que fracasaran las instancias de diálogo con la Casa Rosada.

La huelga fue anunciada en la sede de Azopardo por el miembro del triunvirato Héctor Daer, acompañado por Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, quienes confirmaron que a la jornada de protesta se sumará la Unión Tranviarios Automotor (UTA), como integrante de la CGT, por lo que no habrá transporte público de pasajeros.

Los pedidos de la central obrera eran reabrir las paritarias firmadas por el 15%; la devolución de fondos adeudados por el Estado a las obras sociales sindicales; dejar de insistir con los puntos “conflictivos” de la reforma laboral; eximir del impuesto a las Ganancias al medio aguinaldo de julio próximo y evitar despidos en los sectores público y privado durante los próximos seis meses.

Leer más:

La CGT lanzó paro nacional para el 25 de junio

Rechazo de CAME

En tanto, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) rechazó el paro, en una decisión que tomó por unanimidad el comité de presidencia de la entidad “a pesar de la difícil situación que atraviesan las pequeñas y medianas empresas”.

La decisión de los dirigentes empresarios pymes se debe a que consideran que el momento actual requiere de diálogo y consensos para encontrar soluciones para el comercio y los servicios, la industria, el turismo y las economías regionales, “y eso se logra aportando ideas y proyectos”.

En un comunicado, la CAME dijo que busca generar las condiciones para mejorar el empleo, la inversión y la productividad, “y un paro general provoca lo contrario”.

“Lo que necesitamos es bajar el costo argentino para recuperar mercados y así crear mayores fuentes de trabajo”, señaló la entidad empresaria en su comunicado.

El comité de presidencia está conformado por el 80% de dirigentes representantes del interior del país.

La entidad agrupa a 1.544 Federaciones, Cámaras, Centros y Uniones Industriales, Comerciales, Turismo, Servicios, la Construcción, la Producción y los Jóvenes y Mujeres empresarios de todo el país, representando a 520 mil pequeñas y medianas firmas.