Nicolás Dujovne

El Gobierno le propuso a la cúpula de la CGT un “puente salarial” de 5% de suba para tratar de desactivar el paro que impulsa la central obrera. Así lo anunció el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne tras la reunión con los tres jefes de la CGT, en un encuentro convocado de urgencia.

El funcionario explicó que el presidente Mauricio Macri firmará un decreto “que genera un mecanismo abreviado para generar un puente en términos de salarios para el sector privado, hasta llegar hasta las cláusulas de revisión”, un aumento del 5% repartido por mitades entre julio y agosto próximo.

Los sindicalistas le presentaron al Ejecutivo una serie de pedidos encabezados por la reapertura de paritarias, después de que la mayoría de los sindicatos cerrara acuerdos salariales con una suba de 15%, una cifra mucho menor a la inflación prevista para este año. Ya que tras la devaluación, se proyecta en 27%.

Dujovne dijo que la reunión fue “muy buena” y que acordaron seguir con el diálogo el próximo martes. Además expresó su deseo de que prospere la confianza con los gremios para que puedan seguir trabajando juntos.

También dijo que en las próximas horas habrá novedades sobre las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el préstamo de U$S 30 mil millones.

Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer fueron recibidos por Dujovne y el vicejefe de Gabinete Mario Quintana en un encuentro a “agenda abierta”, con el objetivo de tratar de desactivar un paro general de la CGT en rechazo a la política económica.

La convocatoria se produjo a poco de que el jefe de Camioneros Hugo Moyano amenazara con un paro de transporte para la semana que viene si no avanzan las negociaciones salariales del gremio, que reclama un 27% de aumento, contra el 15% que ofrecen los empresarios.

Además de la renegociación paritaria los sindicalistas reclamaron que no haya más despidos en el sector público, que el Impuesto a las Ganancias no alcance al aguinaldo, la quita del cambio del cálculo de las indemnizaciones en la ley de reforma laboral y fondos para las obras sociales sindicales.

Tras el encuentro la “mesa chica” de la CGT se reunirá en un encuentro del Consejo Directivo en la central obrera, en el que se determinará si se realiza o no una medida de fuerza.

En el caso de que la CGT llame al paro, las posibles fechas para la medida de fuerza serían el 14 de junio (día en que empieza el Mundial de fútbol en Rusia) o el 28. Hugo y Pablo Moyano quieren que la medida de fuerza se produzca lo antes posible, es decir el 14.

Mientras que los sectores llamados “gordos” e “independientes”, que manejan los grandes gremios, no están del todo convencidos de ir una huelga general y la dilatarían para fin de mes, especialmente para diferenciarse del otro sector, de cara a las elecciones de la central obrera del 22 de agosto.