La provincia de Santa Fe entregará cascos a todos aquellos jóvenes de entre 18 y 20 años que obtengan por primera vez la licencia única de conducir para motovehículos. Serán 6.000 cascos que serán distribuidos en los próximos seis meses entre los 94 Centros de Habilitación de Conductores para que luego estos lo entreguen a quien corresponda. Así lo dispuso el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, a través de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV).

La firma de convenios y entrega de los cascos a todos los Centros de Habilitación del Nodo Rosario fue realizada en un acto encabezado por el ministro Maximiliano Pullaro. Esto mismo se realizará mañana en los Nodos Reconquista y Rafaela, terminando así con la entrega que comenzó ayer en los Nodos Santa Fe y Venado Tuerto.

Al respecto, Pullaro remarcó que “esta es una política pública que llevamos adelante y que apunta en su concepción fundamentalmente a trabajar fuertemente en la educación y concientización de los siniestros viales, y de cómo los mismos, llevando adelante pautas correctas de conductas, se pueden reducir año a año”.

La medida se enmarca en un plan de acciones que lleva a cabo el Ministerio de Seguridad de la provincia para reforzar la prevención de siniestralidad vial en los jóvenes conductores de moto vehículos, quienes constituyen uno de los grupos más vulnerables dentro del espacio vial. En la provincia de Santa Fe el parque vehicular de motos experimentó un importante crecimiento cuya tasa superó a la de automotores. Asimismo, se elevó el número de siniestros en los cuales perdieron la vida o sufrieron serias lesiones conductores y/o acompañantes de moto vehículos, que generalmente son personas de corta y mediana edad.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación de Políticas Preventivas y Agencia Provincial de Seguridad Vial, Fernando Peverengo, aclaró que “la idea no es regalar el casco, sino que se lo ganen, ya que los mismos se les van a entregar a las personas que participen de las capacitaciones previas al otorgamiento de la licencia”.

Desde la creación de la APSV, la provincia sostiene políticas públicas orientadas específicamente a la prevención de siniestros y lesiones graves a la población que utiliza moto vehículos. El uso del casco como dispositivo de seguridad pasivo es fundamental para revertir las víctimas fatales y lesiones graves en los hechos de tránsito y la distribución de los mismos es el primer paso para incorporar en la cultura vial de la población conductas más seguras.