El grupo de jugadores que acumula seis victorias consecutivas y está en su pico más alto de rendimiento en el Súper Rugby es el mismo que representará al seleccionado argentino en los tres primeros compromisos del año. Para el entrenador Daniel Hourcade , un aliciente impagable, pero también una presión extra: está obligado a trasladar ese ímpetu al terreno internacional y prolongar el momentum, tanto en rendimiento como en resultados.

La semana pasada, el plantel cambió la vestimenta naranja y negra por la celeste y blanca y comenzó la preparación para los Test Matches ante Gales (el sábado próximo en San Juan y el siguiente en Santa Fe) y Escocia (el 23, en Resistencia). En su primer encuentro con la prensa, Hourcade aceptó el compromiso que implica recibir un equipo ganador.

“La presión es permanente. Cuando perdés, cuando ganás. Está siempre”, afirmó el tucumano. “Cuando lográs cosas, la vara sube. No es que pffff -exhala-, me alivio. Nunca te aliviás. Cuando asumimos: presión, presión, presión. Se hizo un buen Mundial: ‘aaaah, se acabó’. No se acabó nada. Cuando empezamos a perder en el Super Rugby , ‘aaaah’, otra vez. La presión es permanente. Obviamente te exige más. Es parte del alto rendimiento. No es que este momento te lo exige. Te lo exige este momento por los éxitos que están teniendo, te lo exigía el año pasado por las derrotas. Te lo va exigir siempre el alto rendimiento. El que no tiene la capacidad de convertir la presión en motivación no puede estar en el alto rendimiento. La presión es parte de uno y hay que saber llevarla.”