Trevor, el perro que fue desinflado

Trevor, una mascota de cuatro años, sufrió una condición extraña que lo hizo hincharse tres veces su tamaño. Los veterinarios descubrieron que tenía un agujero en la tráquea que hacía que quedara aire atrapado debajo de su piel. Sin embargo, rápidamente los especialistas lograron que el animal volviera a su tamaño normal tras una operación menor para “desinflarlo”.

“Se había hinchado como un globo”, contó Fran Jennings, la dueña del perro que vive en el Reino Unido. La mujer se alarmó cuando vio a Trevor en esas condiciones y con dificultad para respirar, por lo que lo llevó de inmediato a un veterinario de emergencia.

Los rayos X mostraban que cada vez que la mascota respiraba, el aire se alojaba bajo su piel y afectaba a su corazón. “Nunca habían visto nada igual”, describió Jennings.

Tras las pruebas, el perro fue diagnosticado con enfisema subcutáneo. Se trata de una acumulación anormal de aire debajo de la piel. La veterinaria Michelle Coward llevó adelante un procedimiento para aliviar la presión y coser un orificio en la tráquea del perro. “No había visto un caso como este antes, fue una cirugía nueva para mí”, relató.

Y agregó que no hubo lesiones externas que explicaran cómo el aire se había acumulado debajo de la piel, por lo que sospecha que una lesión interna en las vías respiratorias podría haber permitido el ingreso del aire. “Cada vez que respiraba, parte del aire inhalado escapaba por un agujero en la tráquea”, dijo la veternaria a la cadena de noticias BBC.

La hija de Jennings, Jessica, señaló que el perro parecía “una foca grande y gorda”. “Fue horrible verlo así. Tuvimos que desinflarlo, fue extraño. Pero ahora ya volvió a ser el Trevor normal, que persigue a las gallinas“, concluyó.