Tras mucha especulación, el bolillero habló y lo hizo de entrada. Finalmente, no habrá Superclásico en la Copa Libertadores y el rival del River será Racing, en un gran duelo de argentinos por los octavos de final.

Si bien Sudamérica estaba atenta a la posibilidad del emparejamiento con Boca, los dirigidos por Marcelo Gallardo se verán las caras con el equipo de Eduardo Coudet, que deberá ahora encarar la segunda ronda de la Libertadores sin Lautaro Martínez, su máxima figura hoy en Inter de Italia.

La noticia llegó temprano, ya que la primera bolilla sorteada fue la de la Academia, inmediatamente seguida por la del Millonario.

Racing había finalizado segundo en su grupo tras igualar en puntos (11) con Cruzeiro, pero con peor diferencia de gol (+6 contra +10). River, por su parte, terminó como líder del grupo D con 12 puntos, dos por encima de su perseguidor, Flamengo.

Así, la Libertadores no tendrá al Superclásico en octavos, pero sí tendrá al clásico más antiguo del fútbol argentino.