Imagen ilustrativa

El movimiento Ni Una Menos se concentró el domingo -y lo hará nuevamente mañana- en diferentes puntos de la Argentina para reclamar contra la violencia de género y por la legalización del aborto.

Se reunieron en el Congreso para brindar charlas informativas sobre los derechos de la mujer, a tres años del femicidio de la adolescente Chiara Páez, uno de los hechos que impulsó las primeras marchas del grupo.

El movimiento se reunió desde las 16 para llevar adelante un “conversatorio para discutir y diseñar juntas reparación y justicia feminista con compañeras latinoamericanas e internacionalistas”.

El lunes, en tanto, las militantes de este colectivo se manifestarán frente al Congreso Nacional para expresarse a favor de la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “Este lunes vení a marchar con Ni una menos, contra la violencia machista y la violencia sexual, contra el endeudamiento que nos expropia la vida y la libertad. Por el aborto legal, seguro y gratuito nos encontramos en la calle para gritar bien fuerte Vivas y libres nos queremos”, precisó la agrupación en las redes sociales.

La marcha tendrá como uno de los ejes principales el lema “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Un plenario de cuatro comisiones de la Cámara de Diputados comenzarán a tratar el próximo martes este tema, luego de la ronda de charlas informativas que brindaron diferentes expertos y referentes sociales en el parlamento.

Leer más:

Otra marcha en Santa Fe al grito de #NiUnaMenos

En las últimas horas, el Ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, resaltó que “el aborto es un fracaso para la mujer”, ya que, a su entender, “nadie quiere interrumpir su embarazo”.

“Tenemos que prevenir el aborto desde la anticoncepción y la educación sexual. La Ley de Educación Sexual se cumple de manera muy dispar, porque hay provincias que aún no adhirieron al protocolo”, agregó el funcionario.

Por su parte, el ex jefe de esa misma cartera Ginés González García afirmó que “muchos diputados han recibido aprietes por parte de la Iglesia en sus provincias para votar contra la despenalización del aborto”.

García, que se desempeñó como titular del Ministerio de Salud entre 2002 y 2007, formó parte del panel de expertos que el último jueves concurrió a la reunión de comisiones de la Cámara de Diputados donde se analizar el proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo.