Foto ilustrativa
El pasado viernes, cerca de las 22, un hombre de 41 años que conducía su camioneta por la autopista Santa Fe – Rosario -a la altura del primer semáforo ubicado a la altura de calle Lamadrid en el barrio Barranquitas- recibió un balazo de un arma calibre 22 en su vehículo que perforó uno de los cristales. La ojiva cayó sobre una de sus piernas. El hombre, víctima del suceso y conmocionado por la situación, no perdió el equilibrio emocional y continuó la marcha hasta la casa de sus amigos. No sufrió heridas.
Indignación y miedo
 Según el testimonio de un amigo cercano a la víctima, “desde el mismo momento en el que fue removido el trailer con policías de Seguridad Vial” que está ubicado casi a la misma altura que ocurrió el ataque y a pocos metros de la comisaría de Perón e Iturraspe , se vivieron momentos de tensión en la zona que tuvieron al conductor de la camioneta como víctima involuntaria de los sucesos violentos.