El vocero del presidente Mauricio Macri, Iván Pavlovksy, relató la dramática situación que le tocó enfrentar junto a otros seis funcionarios tras quedarse varado en las altas cumbres de Catamarca. “La pasamos muy mal, pero por suerte ya nos rescataron”, dijo minutos después de aterrizar en aeroparque.

Ya en tierra, el funcionario recordó: “Pensé en mis seres queridos para estar bien. A las 18 se hizo de noche, nos dijeron que al otro día nos rescatarían y los seis tripulantes de la Fuerza Aérea hicieron todo lo posible para que ese momento no fuera tan duro”.

“El Presidente estuvo informado al minuto a través de la Casa Militar”, contó Pavlovsky. En el helicóptero Mi-171 E, de la VII Brigada Aérea de Moreno, también viajaban el secretario privado de Macri, Mariano Lomolino, el jefe de la custodia, Alejandro Cecatti; el responsable de redes sociales, Isidro Escalante, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, el coordinador de Planeamiento y Gestión de Infraestructura Vial, Eduardo Plasencia, y el fotógrafo David Sisso.

Pavlovsky y el momento del rescate.
Pavlovsky y el momento del rescate.

El vocero explicó qué hicieron para sobrellevar el momento: “Tuvimos poca gasolina: cada dos horas, cuando teníamos signos de hipotermia, prendíamos quince minutos la calefacción porque nuestra vestimenta había sido despachada antes”.

Otra de las claves para superar el desafío de las altas cumbres catamarqueñas fue racionar las provisiones: “Teníamos 3 litros de agua y algunos paquetes de galletitas para toda la noche. Tomábamos dos sorbos de agua y comíamos un cuarto de galletita cada una hora“.

Los funcionarios, tras el rescate, realizaron un breve chequeo médico. Todos estaban en buenas condiciones. Finalmente, ya en Buenos Aires, se reencontraron con sus seres queridos.