El presidente Mauricio Macri asistió al tradicional Tedeum en la Catedral metropolitana, al cumplirse un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, donde escuchó el pedido de la Iglesia para la unidad de todos los argentinos, el respeto a los pobres, la ayuda de los que más tienen y una proclamación en contra del proyecto que promueve el aborto legal en el país.

“Ninguna persona debe ser excluida de la Patria”, dijo el arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Poli, que pidió la unión de los ciudadanos y deslizó varias frases en contra del aborto mientras se acerca el debate en el recinto de la Cámara de Diputados. “Vale toda vida. Si en la concepción, la propuesta es votar por una o por otra, para Dios no hay excluidos”, dijo. “La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara“, advirtió.

Durante el Tedeum, también hubo varios párrafos destinados a la distribución de la riqueza, en medio de la necesidad del Gobierno de achicar el déficit y del rechazo que generó en el campo la idea de suspender la quita gradual de las retenciones a la soja. “El primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes, los débiles, los pobres y los marginados”, señaló Poli. En sintonía con la repetida frase de Macri de que “no hay soluciones mágicas”, el arzobispo indicó: “Los cambios sociales y culturales se dan en procesos que demandan tiempos que nos trascienden y se extienden más allá de los períodos de un gobierno y debemos desconfiar de los logros instantáneos”.

Puntualmente, el Presidente junto a su esposa y el Gabinete llegó a las 10 a la Catedral. Macri se mostró con su gabinete, después de la reunión de trabajo que mantuvo el jueves con todos sus colaborados. En primer plano se vio a Nicolás Dujovne, Patricia Bullrich, Luis Miguel Etchevehere y el presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó. Durante el Tedeum, estuvo tomado de la mano de Awada, que llevó un vestido sobrio en gris y como detalle una escarapela al crochet y un clutch de la bandera argentina.

En la caminata hacia la Catedral, Macri fue escoltado por Awada; la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; Monzó; y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

También participaron del Tedeum integrantes del gabinete nacional. Antes del oficio, el Presidente y el cardenal dejaron una ofrenda floral en el mausoleo donde están los restos del General José de San Martín.

La jornada patria comenzó las 9 en Casa de Gobierno, donde el Presidente compartió un chocolate caliente con invitados y luego caminó desde la explanada de la Casa Rosada hacia la Catedral. Ahora Macri ofrecerá luego un locro en la residencia de Olivos.

Durante el trayecto, efectivos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad rindieron con banderas, bandas y escoltas, los honores correspondientes. Después de la celebración religiosa, Macri ofreció un almuerzo en la residencia de Olivos.

La celebración del Tedeum se realiza todos los 25 de mayo desde el primer gobierno patrio de 1810, en agradecimiento a Dios por el surgimiento del Estado argentino.