El fútbol rosarino escribirá esta semana una página histórica. Es que este viernes 25 de mayo desde las 11, Newell’s y Central disputarán en Bella Vista el primer clásico oficial en la historia del fútbol femenino, en el marco de la segunda fecha del Campeonato 2018 de la Asociación Rosarina de Fútbol.

El encuentro estaba previsto para llevarse a cabo el martes 1 de mayo, pero las incesantes lluvias en los días anteriores obligaron a su reprogramación. Con un clima perfecto, nada podrá empañar ahora la fiesta de las chicas, que en la previa al partido remarcaron la importancia de vivir un clásico sin violencia, teniendo en cuenta que el enfrentamiento será a puertas abiertas para ambos públicos.

El choque, además, será transmitido a través del Facebook Live de Conclusión, con los relatos de Pablo Martínez y los comentarios de Bianca Ossola, siendo la primera transmisión de un encuentro correspondiente a este deporte en la Asociación Rosarina de Fútbol.

Previa
En cuanto a números, si bien tanto leprosas como canallas vienen realizando un gran torneo, son las auriazules quienes cuentan con mejores números. Por el lado de Central, en este momento se ubican en la 3º posición a tres puntos del líder, Provincial, pero con un partido menos y mejor diferencia de gol. Las dirigidas por Rosana Gómez suman 15 puntos producto de 5 victorias en 5 encuentros, y cuentan con 41 goles a favor y tan solo dos en contra.

Por el lado local, Newell’s sufrió el pasado fin de semana su primera derrota en el torneo tras cuatro victorias consecutivas, lo que lo relegó al 8º puesto, aunque cuenta con un partido menos. Las dirigidas por Virginia Salera y Mariano Faurlin cosechan 12 puntos producto de 4 triunfos y una derrota, con 24 goles a favor y 5 en contra. Su única caída fue ante Provincial, puntero del torneo con 6 victorias en 6 encuentros, que sólo puede ser alcanzado por Central si gana el clásico.

Otra diferencia entre ambos clubes se da en el tiempo de trabajo, ya que Newell’s recién este año comenzó a contar con equipo femenino, armando el plantel a un mes del comienzo del torneo, mientras que Central ya cuenta con dos años de trabajo entre Liga Casildense y ARF y posee el título del primer campeonato de fútbol femenino rosarino, disputado en 2017