A pesar de las reuniones con empresarios que está llevando adelante el Gobierno, un promedio de 15% más en los precios de productos alimenticios es lo que se ve en los comercios. El podio se lo lleva la harina, uno de los alimentos básicos de la dieta argentina.

La harina es el producto que más aumentó durante el mes de Mayo. Eso se transfirió a precios de pastas secas y galletitas. También por supuesto, al pan de panaderías que vale 20% más que a fines de abril, según el relevamiento de las distintas cámaras de panaderos del país.

Con subas que superan el 15 por ciento, el precio de los productos derivados de las harinas está afectado por la devaluación y por la suba del precio internacional del trigo.

Pero algo que nadie pone en duda es que la dieta de los argentinos se caracteriza por la fuerte presencia de la harina y sus derivados, por lo tanto el presupuesto familiar se ve totalmente afectado con estos aumentos.

Desde el Gobierno se está tratando de que este impacto no sea tan elevado en la canasta básica, por eso hasta el jueves se concretarán alrededor de treinta reuniones individuales con empresas de los rubros alimentación y consumo general.

Los encuentros que encabeza el subsecretario de Comercio Interior, Ignacio Werner, son individuales con los directivos de cada empresa y en todos los casos el Gobierno busca “conocer en profundidad los efectos que han tenido los cambios de contexto económicos de las últimas semanas sobre los precios al consumidor”.