El capo narco de Alto Verde cayó el 10 de diciembre de 2016

El Tribunal Oral Federal (TOF) de Santa Fe inició este jueves padadas las 8,30 el juicio contra Sergio “El Zurdo” Villarroel, preso desde diciembre de 2016, cuando fue capturado en su casa de Alto Verde, acusado de liderar una banda narco que manejaba el negocio de la droga en la capital provincial y zonas aledañas.

En la misma causa, hay otras cuatro personas que serán enjuiciadas: Déborah Flores, pareja de Villarroel; Cristian Gamarra y Luis González (ambos sindicados como subalternos del principal imputado); y Martín Beilis, en un rol de vendedor de estupefacientes al menudeo.

El tribunal federal estará integrado por los jueces María Ivón Vella, Luciano Homero Lauría y José María Escobar Cello, quienes escucharán los cargos que dictará el fiscal general de Santa Fe, Martín Suárez Faisal. Por su parte, la defensa de Villarroel, Flores, González, Beilis, estará a cargo del abogado Claudio Torres Del Sel, mientras que Gamarra será defendido por Hilda Knaeblein.

Desde Alto Verde

La detención de Villarroel se produjo en la mañana del sábado 10 de diciembre de 2016 en su domicilio de Alto Verde, escenario de uno de los 20 allanamientos realizados ese mismo día en dicho barrio costero, Rincón y otros barrios de la capital santafesina. Estaba siendo investigado por la sección Inteligencia de la Dirección de Control de Adicciones de Santa Fe desde el 2015, en coordinación pon la Justicia Federal.

En los operativos simultáneos, la policía le secuestró 1,1 kg de cocaína, una pistola 1125, dos escopetas, dos cajas de municiones, 280 mil pesos, cheques, varias tablets, varias computadoras y teléfonos celulares, además de vehículos y motovehículos.

El Zurdo montó una empresa ilegal en Alto Verde desde donde vendía drogas a distintos lugares de la región. Como pantalla ofrecía el servicio de televisión por cable en el distrito costero. También creó un club de fútbol desde donde realizaba actividades sociales y recreativas.

Elevación a juicio

Tiempo después de su detención, y tras su procesamiento, el fiscal federal Walter Rodríguez realizó la requisitoria para que se eleve a juicio la causa. En diálogo con LT10, Rodríguez, dijo tener “por acreditado que Villarroel era el organizador de un grupo de gente que estaba dedicado a la comercialización de droga”.

“Pudimos establecer que hay un evidente ejercicio del mando por parte de Villarroel que lo cataloga como un organizador y con una relación de mando y obediencia con respecto a quienes eran ejecutores del engranaje del tráfico de drogas”, indicó.