Quiso matar a sus compañeros porque no le gustó cómo quedó después de operarse para cambiar de sexo

La policía detuvo a la empleada en su casa de Núñez.

La mujer, de 44 años, había pedido una licencia especial en su trabajo para cambiarse de sexo pero, como no quedó conforme con los resultados de la operación, decidió desquitarse ni más ni menos que con quienes habían sido sus compañeros y prometió “una masacre” en el Banco Central.

Las amenazas las envió a través de los grupos de WhatsApp y Facebook en los que había quedado conectada con ellos y las capturas de pantalla de esos mensajes fueron las que presentó el gerente de seguridad de la entidad para dar inicio a la investigación.

“Estoy re mal, próximamente se viene una masacre que se podía haber evitado”, anunciaba la mujer, a la vez que anticipaba que “muchos iban a morir” y para otros, sobrevivir al ataque, iba a ser todavía peor. “Les voy a cagar la vida para siempre”, escribió.

En sus redes sociales, además de publicar fotos suyas con armas e insistir con la inminente tragedia, había compartido una lista de “blancos primarios” entre los que también se encontraban una Obra social y un Centro de estudios médicos.

Afortunadamente para todos los destinatarios de su bronca por cómo había quedado tras la intervención, la policía logró detenerla en el departamento donde vivía, en el barrio porteño de Núñez.

En el lugar secuestraron una pistola Bersa calibre 380, varios cargadores y cartuchos de bala, una navaja, un celular y dos computadoras. Según trascendió, la acusada fue indagada y en las últimas horas habría recuperado su libertad.