2018-04-04 Lazaro-Baez
Lázaro Báez, preso hace dos años, será nuevamente indagado por no tributar a la AFIP.

Lázaro Báez deberá responder ante el juez en lo Penal Económico Javier López Biscayart por qué Austral Construcciones, su empresa insignia, no pagó a la AFIP entre 2011 y 2014 más de 750 millones de pesos entre IVA e impuesto a las Ganancias. El magistrado lo citó a indagatoria para el 20 de septiembre, después de procesarlo por evasión fiscal en otro período. Báez mantiene una deuda millonaria con el fisco por no pagar el aporte a la seguridad social de sus empleados.

Los números no favorecen al empresario K, quien durante el kirchnerismo amasó una fortuna de 205 millones de dólares. Cuenta con cinco procesamientos en diferentes causas, y embargos millonarios: sólo en “la ruta del dinero K”, se le trabó uno por 600 millones de dólares. Además, enfrentará en los próximos meses importantes juicios orales por corrupción y continuará preso al menos un año más.

Hace pocas semanas el juez López Biscayart procesó a Báez por evasión impositiva de más de 80 millones de pesos del Grupo Austral. La medida incluyó a otros directivos de Austral y a dos altos funcionarios de la AFIP de Ricardo Echegaray, que habían subestimado una pretensión fiscal del Estado en una primera etapa de la causa. El reclamo es solo por el ejercicio 2010, y se amplió con la investigación de otros ejercicios fiscales.

Esta investigación, que causó otro procesamiento al socio comercial de Cristina Kirchner, inició en 2013 por una denuncia de la diputada Elisa Carrió, por supuestas maniobras de evasión impositiva a través de convenios entre las empresas del Grupo Austral: La Estación SA; Don Francisco SA; Kank y Costilla SA; Loscalzo y del Curto Construcciones SRL; Alucom Austral SRL; Badial SA y Austral Construcciones SA con la gerenciadora Valle Mitre SA en las determinaciones del IVA.

Además, entre estas empresas se intercambiaron facturas truchas como trampa para no pagar impuestos. La maniobra no se redujo sólo a los 80 millones de pesos de este expediente: el juez investiga otros períodos donde la estructura empresarial procedió de igual manera y por eso -según confirmaron a Clarín fuentes judiciales- el empresario K será nuevamente indagado.

Este nuevo llamado a indagatoria corresponde a los períodos 2011-2014, e incluye cifras no abonadas a la AFIP por más de 450 millones de pesos en IVA y casi 300 millones del impuesto a las Ganancias, indicaron fuentes de la causa a este medio.

La citación es sobre el mismo grupo de personas que fueron recientemente procesadas, y que comenzarán a declarar el 3 de septiembre. El último será Lázaro Báez el 14 de dicho mes.

El listado de citados incluye al presidente del Grupo Austral, Julio Mendoza, a Martín Báez, al contador Claudio Bustos y a los empleados de Austral Ariel Nieto, Mario Delgado y Emilio Martín, entre otros. También fueron citados dos ex funcionarios de la AFIP que condujo durante el gobierno kirchnerista Ricardo Echegaray.

La investigación advirtió que el Grupo Báez evadía a través de “declaraciones juradas engañosas, en tanto reflejaron el cómputo de créditos fiscales inexistentes provenientes de la registración de facturas supuestamente apócrifas emitidas por Constructora Patagónica Argentina SA, Grupo Penta & Cia SA, Calvento SA y Valle Mitre SA, mediante las cuales se documentaron operaciones ficticias; y en tanto omitió exteriorizar débitos fiscales provenientes de ventas gravadas.”

En cuanto al rol de Báez “en los hechos administraba y decidía el devenir de los acontecimientos de Austral Construcciones”. Es decir, habría poseído el denominado “dominio social”, aunque el presidente formal era Mendoza.

Un punto clave de la operación, y que probaría la connivencia de Báez con las más altas jerarquías de la AFIP, fue la disolución de la delegación Bahía Blanca del organismo recaudador, que entre otras maniobras logró evitar que en el 2013 el juez López Biscayart procesara a Báez; sólo pudo hacerle pagar multas menores a Austral.

Bajo el control de Echegaray, la AFIP omitió darle a ese juez informes con los verdaderos números de la evasión. Recién tras el cambio de gobierno, se pudo hacer la verdadera determinación de la deuda fiscal. En Bahía Blanca funcionó una usina de facturas truchas vinculadas al ex novio de la vedette Mónica Farro, Juan Suris.