El e-commerce o comercio electrónico va ganando cada vez más terreno en el mundo de los negocios por las múltiples posibilidades que permite. Teniendo en cuenta la importancia creciente de las redes sociales, publicitar un producto de manera online es actualmente la mejor forma para hacerlo conocido. Por eso, desde Apertura.com nos indican cinco consejos para vender un producto de manera online.

1- Generá confianza humanizando tu marca. Mostrar que detrás de la página web existen personas que se esfuerzan para brindar un producto y un servicio diferente. Que trabajan, aciertan, se equivocan, se divierten, sufren, pero siempre ponen al cliente en primer lugar. Para complementar, aprovechá lo que tengan para decir tus clientes que ya te compraron, tanto las buenas como las malas, y no trates de esconder los errores. Esto genera transparencia que fortalece el vínculo con los clientes.

2- Generación de demanda. Los clientes no aparecen de forma mágica, hay que buscarlos. La buena noticia es que casi todos los clientes están concentrados en poquitos lugares: Facebook, Instagram, WhatsApp, YouTube, MercadoLibre y algunos sitios más. Entonces, nuestro trabajo es ir a esos sitios y asegurarnos de estar presentes en ellos. Hay formas de publicitar (pagando), y hay formas de participar creando y exponiendo contenidos que sean afines a tu audiencia (fotos, stories de Instagram, anécdotas, lo que quieras). Ambas técnicas son importantes, el concepto clave es entender que la audiencia está en Internet, pero que no va a venir sola: hay que atraerla.

3- El tema de la multicanalidad. los clientes están en diferentes lugares y en diferentes momentos. Sentados en un escritorio, tomándose el colectivo, mirando tu cuenta de Instagram desde el celular, entrando a tu showroom o viendo tu sitio web desde la computadora. Cada uno de esos momentos es una oportunidad para interactuar con tu cliente, sorprenderlo y encantarlo. No pienses que un canal compite con el otro, todo lo contrario: pensá cómo podés apalancar los diferentes canales y hacerlos colaborar entre sí.

4- Comunicar todos los beneficios del producto. No confundir el producto que vendemos con la necesidad que resuelve. Si vendo ropa, ¿qué problema le estoy resolviendo al cliente? ¿Verse más lindo o linda? ¿Estar más abrigado? ¿Sentirse más cómodo? Cada producto o servicio exitoso resuelve una necesidad. No comuniques solo el producto, comunicá también la necesidad que le estás resolviendo a tu cliente.

5- Animarse a probar y equivocarse. Algo bueno que tiene Internet es que te permite medir resultados. Probá y medí todo: cambiá precios, hacé promociones, ofrecé envíos gratis, rotá tu catálogo, usá diferentes redes sociales e innová en tus acciones de marketing. Cualquier idea que se te ocurra puede ser una gran oportunidad para tu negocio, siempre y cuando anotes tus errores para no volver a repetirlos.