Una rosarina trabaja en un gel para regenerar los huesos

''

Investigadores de la ciudad lideran un proyecto científico internacional para sintetizar un gel que promueve la regeneración de huesos, un desarrollo que podría revolucionar el tratamiento de las lesiones óseas en humanos. Sara Feldman, investigadora del Conicet y del Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), lidera el estudio.

Según explicó la científica a la agencia Télam, el novedoso material se obtiene a partir de los derivados de la elastina natural, una proteína que confiere elasticidad a los tejidos, y que, aplicado en forma de gel en una lesión ósea, promueve la creación de nuevo tejido y se va biodegradando hasta desaparecer del organismo.

Los investigadores ya realizaron pruebas in vitro y ahora avanzan en la aplicación de esta técnica en conejos, con resultados “muy prometedores”. “Este gel se pone a través de una inyección en el hueso dañado y brinda un andamiaje para que las propias células lindantes a la herida se reproduzcan, colonicen y produzcan el tejido de nuevo sin prótesis ni efectos indeseables”, explicó Feldman.

En ese sentido, la médica señaló: “Se pudo observar a través de tomografías y análisis histológicos que las lesiones se estaban reparando: había núcleos de calcificación, zonas en las que aparecieron células semejantes a los osteoblastos, que son las células propias de los huesos, y zonas de tejido trabecular que es característico de cuando se comienza a formar tejido óseo”.

“Los estudios han logrado determinar que el material tiene una excelente biocompatibilidad, es decir que no genera ningún efecto clínico ni bioquímico indeseable de rechazo”, precisó la investigadora.

Actualmente, el proyecto está desarrollando un nuevo gel que, además de tener la característica del anterior, “tiene pegada una proteína osteogénica, es decir que el material no solo sirve para dar un andamiaje para que las propias células del ser operado colonicen el área dañada, sino que pueden ser liberadoras de sustancias que promuevan el proceso acelerando la recuperación”.

Sin embargo, para el acceso masivo al producto habrá que esperar todavía un tiempo. “En cinco o diez años ya vamos a haber iniciado las pruebas clínicas y se podrán desarrollar matrices para reparar tejido de lesiones óseas en pacientes humanos”, afirmó Feldman.

Además de los investigadores rosarinos, del proyecto participa un grupo científico de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) con la coordinación de Liliana Missana, así como también equipos del Laboratorio de Biología Osteoarticular (Laboatem), el Instituto Bioforge de la Universidad de Valladolid a cargo de los profesores José Carlos Rodríguez Cabello y Matilde Alonso, y la Universidad de São Paulo (USP), en donde trabajó el doctor João Paulo Mardegan Issa.

 

PUNTO BIZ