Cómo serán los celulares del futuro

''

Aparentemente, en el futuro la relación de las personas con los dispositivos móviles será muy parecida a la película de Spike Jonze, “Her”, en donde el personaje principal desarrolla una relación, conversando con un sistema operativo informático. Es que según los anuncios realizados entre fines de febrero y principios de este mes en el Mobile World Congress (MWC) en la ciudad catalana de Barcelona, la voz volverá a ocupar un lugar de privilegio en los “smartphones” pero no a través de llamadas entre seres humanos si no entre el usuario y la inteligencia artificial.

Asistentes digitales y “bots conversacionales” permitirán cada vez más que el ser humano recurra al lenguaje natural para relacionarse con la tecnología móvil. “La voz será la forma de interacción entre el humano y la máquina. La intención es que la tecnología se vuelva transparente y fácil de usar, de manera que el usuario no tenga que preocuparse por ella”, explicó durante el MWC la directora de análisis de la consultora IDC, Marta Muñoz.

El móvil y la computadora son las interfaces que se utilizan hoy para manejarse con la tecnología, pero a medida que ésta sea más y más ubicua -con la emergencia de la Internet de las cosas- es necesario establecer un sistema sencillo y natural de interacción.

“Los ‘chatbots” son una de las tendencias más grandes. Si en el 2000 todas las empresas creaban webs y en 2008 aplicaciones, hoy la mayoría de los proyectos terminan adoptando la forma de un ‘bot””, destacó en el congreso de Barcelona el responsable de la consultora digital Fjord, Héctor Ibarra.

Los asistentes digitales responden hoy preguntas y llevan a cabo órdenes muy concretas, como consultar el correo electrónico, apagar la luz, establecer una alarma o reproducir una canción. Pero la conversación con las inteligencias artificiales no sólo servirá para gestionar la vida personal, también administrar negocios o incluso el gobierno de ciudades.

Así lo puso de manifiesto el proyecto City OS de Accenture, un sistema de inteligencia artificial y la Internet de las cosas que responderá a preguntas en tiempo real sobre el estado del tráfico, la limpieza de las calles o las emergencias de Barcelona.

“Este es sólo el comienzo”, matizó en una conferencia en el MWC el responsable del proyecto de inteligencia cognitiva Watson de IBM, Rob High: estos sistemas reconocerán quiénes y cómo somos, qué necesitamos y deseamos y en qué entorno nos encontramos.

Pasarán de ser asistentes reactivos a proactivos: propiciarán la conversación, harán sugerencias al usuario para ayudarle en su toma de decisiones, le presentarán distintas perspectivas sobre un asunto o tratarán de despertar nuevas ideas en él, según High.

“En el futuro, serán ellos quienes entablarán conversaciones contigo”, predijo Hafsteinsson. Y serán bastante precisos a la hora de entender a las personas, según la analista de IDC: “el lenguaje es un desafío por los matices, los giros, la intencionalidad. Pero en el futuro la tecnología cognitiva identificará por el tono el humor, los sentimientos e incluso el cansancio de un usuario”.

Al final, se trata de que la tecnología comprenda a las personas y les haga la vida lo más sencilla posible: “el objetivo del asistente es ayudarte a hacer las cosas que tienes que hacer”, resumió Hafsteinsson. Si hoy una persona vive pendiente de la pantalla del móvil, pronto será habitual que hable con las máquinas.

punto biz