La estación perdió un 22% de pasajeros

''

Cada vez menos rosarinos y turistas pasan por la Terminal de Omnibus Mariano Moreno para llegar y salir de la ciudad. En cinco años, la estación perdió un 22 por ciento de pasajeros: pasó de tener 934 micros entre ingresos y egresos diarios en 2011 a 722 unidades en 2015. La tendencia se consolidó este verano con una temporada “muy floja”, según admitieron desde el edificio de Cafferata y Santa Fe. “Influyó lo económico, lo caro que están los pasajes, los cambios en las modalidades de vacaciones, el aumento del parque automotor y la competencia del aeropuerto”, enumeró el presidente de la Terminal, Orlando Debiasi.

Los datos, aportados por la propia Terminal, fueron publicados días atrás por la Fundación del Banco Municipal de Rosario, que analizó el movimiento en la estación de colectivos desde 2003 hasta fines del año pasado.

Los valores presentados corresponden en todos los casos a cantidad de micros que arriban y salen de la Terminal. Desde la Fundación aclararon que no se dispone de los datos concretos de cantidad de pasajeros ya que “las empresas no tienen obligación de informar este número”.

En ese sentido, la tendencia fue claramente alcista desde 2003 hasta 2011. Desde esa fecha hasta fines de 2015 la curva cambió y empezó a declinar de manera sostenida.

El movimiento a la baja en la estación de micros se contrapone con lo registrado en el aeropuerto internacional Islas Malvinas. Tal como publicó este diario semanas atrás, en 2015 tuvo récord de pasajeros, superando los 380 mil, un 58 por ciento más que en 2014.

Así, en el año 2003 la cantidad de colectivos que ingresaron y egresaron del edificio de Cafferata y Santa Fe fue de 667 unidades. La cifra trepó a 934 ómnibus en 2011 y bajó a 712 en 2015.

Los autos son competencia. “Numerosos factores pueden explicar el fenómeno. Uno de ellos es la saturación de servicios de las rutas, una vez que estas tienen oferta en numerosos horarios por día no hay razones económicas para agregar más”, señala el estudio de la Fundación del Banco Municipal.

“Otro factor —agrega—puede ser el crecimiento del parque automotor personal, lo cual puede haber limitado el crecimiento inicial en el número de micros que arriban y salen de la ciudad”.

El relevamiento destaca además que “desde el año 2011 la serie muestra una caída que se detiene levemente en el año 2013 para luego continuar cayendo en los años 2014 y 2015. Este hecho puede estar explicado por la caída en el nivel de actividad general del país”.

El presidente de la sociedad del Estado municipal que administra la Terminal reconoció que hubo una baja en el movimiento total de la estación en los últimos años, situación que relacionó con “varios factores”.

Para Debiasi “no hay que perder de vista que algunos pasajes, a determinados destinos, han subido mucho de precio en el marco del proceso inflacionario que vive el país y para una familia tipo puede tornarse inaccesible”.

En paralelo, el funcionario municipal recordó que en estos años “hubo un crecimiento muy fuerte del parque automotor. Es probable que mucha gente haya dejado de viajar en colectivo por esa razón”.

Y no descartó que se hayan dado casos “de personas, amigos o conocidos que se asocian para viajar en auto para no ir en colectivo ya que les resulta más económico”.

Los aviones también pelean. Debiasi admitió que en estos años “la competencia del aeropuerto, con más rutas y tarifas accesibles también pudo haber afectado la cantidad total de pasajeros de la Terminal”.

Además, Debiasi consignó “que hubo cambios en las modalidades de vacaciones, con tantos feriados y fines de semana largos, la gente ya no hace viajes tan largos sino más bien pueden ser varios pero más cortos” y ahí también se recurre al auto particular.

Según el director de la Terminal de Omníbus rosarina, “el factor más influyente hay que buscarlo en la caída de la actividad económica. Eso sumado al aumento de precios hizo que mucha más gente haya dejado de viajar” para atender otras prioridades de su economía doméstica.