Pintó el Paraná y recorrió el mundo

''

Nació en Rosario y desde muy chico su interés por el arte y la pintura se hacían notar. En la escuela lo reconocían por el talento innato que manifestaba a la hora de dibujar. Con 12 años vendió su primer cuadro pintado al óleo y a los 16 ya destinaba encargos para Italia, España y Estados Unidos. Pese a su próspera e incipiente carrera como artista plástico autodidacta, Gabriel Schiavina en sus comienzos tuvo que trabajar de forma paralela en numerosos empleos de rubros variados para poder sostenerse económicamente. Hasta tuvo una etapa en la que quiso ser cura pero según él “gracias a Dios”, consiguió perseguir su verdadera vocación y hoy vive el arte como un verdadero estilo de vida. A los 38 años, acumula más de 1200 obras comercializadas y una mención como Artista Distinguido de la Ciudad.

 

“De muy chico me fui de mi casa y me vinculé al trabajo voluntariado de la capilla del Hospital Centenario. Fue una etapa tan linda para mí que hasta pensé en seguir el seminario. Gracias a Dios, no fue así, ya que seguí por el camino de arte y hoy tengo mi familia”, explica Gabriel quien tuvo que vender sus obras al director del colegio donde terminó el secundario a cambio de la cuota mensual.

 

Fue transportista, empleado de comercio y trabajó en una imprenta. Hasta que un día, se jugó por aquello que lo apasionaba y emprendió viaje a la ciudad de Viena, Austria, con destino a encontrarse con el pintor coterráneo Helmut Ditsch, quien lo terminaría de catapultar al éxito. Allí, logró capitalizar la enseñanza del maestro del hiperrealismo y regresó al país con las armas necesarias para incorporar el método como propio, y darle vida a una magnifica serie de reproducciones de paisajes argentinos, con espacial anclaje en el Río Paraná.

 

“Mi obra tiene como objetivo la difusión de nuestra identidad. La denominada serie del Paraná dio comienzo en el año 2003 aportando un valor documental y patrimonial que deja de manifiesto no sólo la importancia de la cuenca hídrica para Rosario, sino también su valor histórico y ecológico”, detalla Schiavina en diálogo con punto biz, quien el año pasado fue nombrado Artista Distinguido de la Cuidad de Rosario por el Concejo Municipal por su trabajo referente a las aguas del Paraná.

punto biz