Dos jueces se excusaron en un amparo por la designación de Rosatti

''

El recurso de amparo de Hijos por el decreto del Presidente Mauricio Macri que designó “en comisión” y por un año a dos ministros de la Corte Suprema, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrant, dejó a la vista otra puerta giratoria. Los dos jueces federales de Santa Fe, Reinaldo Rodríguez (Nº 1) y Francisco Miño (Nº 2) se excusaron de intervenir por haber adherido al pliego de Rosatti, así que el expediente pasó al juez federal de Rafaela Miguel Abásolo, ex secretario penal de Víctor Brusa. Sí, la causa quedó radicada en los pagos del presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, en una movida que los abogados de Hijos, Lucila Puyol y Guillermo Munné consideraron “irregular” porque desconoce las reglas de competencia. “El derecho vigente y el cumplimiento de las leyes aplicables exigen no confundir la excusación de dos jueces con la incompetencia de un tribunal”, dijeron.

De paso, el pase de la causa a Rafaela, saltea al fiscal federal de Santa Fe, Walter Rodríguez, quien debía dictaminar sobre la medida cautelar que habían solicitado los amparistas, similar a la que ordenó el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla al declarar “inconstitucional” el nombramiento interino de Rosatti y Rosenkrant y pedirle a Lorenzetti que se abstengan de tomarles juramento.

El juez Rodríguez fundamentó su excusación porque un hijo de Rosatti es secretario electoral de su Juzgado y él ya había firmado una adhesión al pliego del jurista. Rosario/12 ya informó sobre esa trama familiar. El juez Miño dijo lo mismo, que él también había adherido al nombramiento de Rosatti.

Los amparistas interpretaron el apoyo de dos jueces al candidato de Mauricio Macri como un aval implícito al nombramiento de ministros interinos de la Corte que ha puesto en crisis la división de poderes. “No es muy prudente que ante un decreto de Macri, muy cuestionable, que abrió una controversia jurídica seria en el país, dos jueces federales tomen partido por un candidato” porque ese apoyo “es también un aval al procedimiento”, dijo Munné.

–¿Por qué se mandó la causa a Rafaela? –preguntó Rosario/12.

–Por ignorancia, se confunde la excusación de jueces con incompetencia. Por lo tanto, pedimos que se designe un subrogante y que la causa se tramite en Santa Fe –respondió.

La adhesión de Rodríguez y Miño al pliego de Rosatti dejó a la vista una campaña de recolección de firmas que llegó hasta el tribunal donde el hijo del candidato de Macri es funcionario. Pero no es la única. La Secretaría Académica de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional del Litoral envió a todos sus docentes una carta modelo para que expresen su apoyo a Rosatti. Su texto destaca la “solvencia moral” del propuesto y su “compromiso con los valores republicanos y democráticos y la defensa de los derechos humanos”. Ya se sabe que el rector de la UNL, Albor Cantard asumió como funcionario del gobierno de Macri.

“La nota de apoyo a Rosatti desconoce que hay recursos y cautelares que impugnan el nombramiento en comisión de ministros de la Corte por inconstitucional”, retrucó Munné.

El asunto tiene otro motivo de enojo para Hijos. El juez de Rafaela Miguel Abásolo es uno de los ex funcionarios de Brusa ascendido en los últimos años en el fuero. Hasta octubre de 2012, se desempeñó como secretario del Juzgado Federal Nº 1 de Santa Fe, donde -en setiembre de 1999- hizo su aporte a un dossier de 900 firmas para acreditar la “honorabilidad y buen crédito” de Brusa y que éste entregó en el Consejo de la Magistratura que luego lo destituyó del cargo. Abásolo agregó una nota en la que expresó su “más absoluto respeto” al ex juez por los años que trabajó “a su lado” y valoró su “permanente preocupación en ejercer su función con la debida eficiencia y probidad, a los fines del normal y eficaz desarrollo del Juzgado”.

En un escrito que presentaron el miércoles en el tribunal, los abogados de Hijos pidieron que se respete “claramente las reglas de competencia y el derecho a la jurisdicción. El respeto del derecho vigente y el cumplimiento de las leyes aplicables exigen no confundir la excusación de un juez con la situación de incompetencia de un tribunal”.

Por lo tanto, ante la excusación de Rodríguez y Miño, debería designarse un juez subrogante “con intervención del Consejo de la Magistratura” para tramite el recurso en Santa Fe y resuelva “con la celeridad que exige la vía del amparo y requerimiento de medida cautelar que hemos promovido”.