El huracán Leslie se aleja de Canarias en dirección a la costa de Portugal, desde San Vicente a Oporto, desde donde ha entrado al final de la tarde y se extenderá el domingo, ya en forma de “potente ciclón post-tropical”, hacia el nordeste de la península Ibérica.

 

Así lo alertan el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) española. Se espera que deje a su paso rachas de viento muy fuertes de hasta 100 kilómetros por hora y lluvias intensas, por lo que la Aemet ha decretado para el domingo avisos amarillos y naranjas —el primer y el segundo nivel de una escala de tres— en 39 provincias más Ceuta y Melilla.

El País informó que Leslie recibió su nombre al convertirse en tormenta tropical en el Atlántico Central el pasado 23 de septiembre, fue huracán de categoría 1, se debilitó a tormenta tropical y se convirtió otra vez en huracán el jueves 11 de octubre. Comenzó a desplazarse hacia al Atlántico Oriental, aproximándose a Azores, Canarias y Madeira y la incertidumbre en su trayectoria era tal que el miércoles se barajaba que pudiera afectar al noroeste de Canarias, a Marruecos o el oeste peninsular.

En su aviso especial, actualizado a las 14.00 de este sábado, meteorología indica que a lo largo de este sábado el huracán “afectará a las zonas marítimas de Madeira y Josephine, entrando por su parte oeste con vientos de hasta fuerza 12 y mar arbolada”. En Madeira, según precisa uno de los portavoces de la Aemet, Rubén del Campo, “encontrará aguas frías y ambiente más seco, que harán que pierda su condición de ciclón tropical”. Así, cuando llegue a la Península, será “un ciclón extratropical, una especie de borrasca”, añade.

El fenómeno, según prosigue el comunicado, “seguirá su evolución en dirección nordeste, entrando al final de la tarde en las zonas marítimas de San Vicente y Oporto, ya como ciclón post-tropical, pero manteniendo aún vientos con fuerza de huracán, de 120 kilómetros por hora y provocando oleajes de mar muy gruesa o arbolada”.

Alrededor de las 00.00 hora peninsular del domingo 14, “se espera que entre en tierra por la zona de Lisboa, todavía con vientos de hasta fuerza 12”. Posteriormente se desplazará hacia el nordeste perdiendo intensidad, y entrará “en territorio español durante la madrugada con intensidad de tormenta tropical”. La Aemet avisa de que “una vez que en tierra, su trayectoria es mucho más incierta”, por lo que, de momento, es imposible determinar con exactitud la localización inicial del ciclón una vez en España, con un abanico que lo sitúa “entre Zamora y Cáceres”, donde podrán registrarse rachas de viento alrededor de 100 kilómetros por hora, especialmente en zonas altas.

A partir de la mañana del domingo, la Aemet cree que se debilitará “considerablemente a medida que avanza hacia el nordeste”. Durante el domingo se esperan “precipitaciones generalizadas” en la Península a causa de tres factores: los restos de Leslie, “frentes muy activos que recorrerán la Península de oeste a este” y la entrada persistente de “flujo [de aire] del Mediterráneo sobre el nordeste peninsular”.

Cómo se prepara Portugal

Por su parte, el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera ha colocado en alerta roja a 13 de los 18 distritos del territorio continental luso, la mayoría en el norte y el centro del país, donde se espera que los efectos del huracán se empiecen a hacer sentir a partir de las seis de la tarde hora local (una hora más en Madrid), informa Efe. Leslie es considerado el peor huracán que llega a Portugal desde 1842, por lo que la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) ha pedido este sábado a los portugueses que no salgan a la calle y que retiren los coches de debajo de los árboles para evitar daños. Según la ANPC, el periodo crítico en el país vecino será entre las 00.00 hora peninsular española del sábado y las 5.00 del domingo, cuando las rachas de viento pueden alcanzar los 120 kilómetros por hora.

Por el momento, no está previsto que Portugal cierre los dos puentes que cruzan el Tajo para dar acceso a Lisboa, aunque las autoridades no descartan tener que recurrir a esta medida si la situación se complica, informa EFE. La capital se está preparando para recibir el temporal y varios pabellones permanecerán abiertos durante la noche para acoger a los sin techo, así como dos estaciones de metro, según ha anunciado en rueda de prensa el alcalde de Lisboa, Fernando Medina.

Además, la Autoridad Marítima Nacional decidió cerrar a la navegación nueve puertos del país y algunas vías costeras permanecen vedadas al tráfico, mientras que Protección Civil ha pedido esta tarde a los pescadores que volvieran a tierra, informa EFE. La eléctrica Energías de Portugal (EDP) alertó a la población de que el abastecimiento de energía podrá verse afectado por el huracán Leslie y va a reforzar los medios en las zonas donde se espera un mayor impacto. La previsión meteorológica ha llevado también a la cancelación de espectáculos culturales y al aplazamiento del Maratón de Lisboa, que se realizará este domingo, pero comenzará una hora más tarde de lo anunciado en un principio para evitar los efectos del temporal.