Estacionar en doble fila es una falta grave que aumenta la cantidad de siniestros.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana reforzó las acciones preventivas y el control sobre quienes estacionan en doble fila. A 10 días de iniciadas las tareas, se labraron 274 actas y se retuvieron 93 licencias de conducir.

La Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, puso en marcha una campaña de concientización acerca de los alcances, riesgos y consecuencias de la doble fila. Aunque las acciones se focalizan en la educación vial, también se intensificaron los controles a fin de detectar la infracción.

La iniciativa, que cuenta con la colaboración del Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de Tránsito (Sideat), apunta a promover conductas ajustadas a las normas que prohíben esta conducta y por otro lado, fortalecer los controles y consecuentes sanciones a los infractores. Para tal fin, se dispusieron recorridas por las zonas con mayor flujo vehicular del centro y macro centro, de parte de los denominados divulgadores, a cargo de las tareas educativas y de los agentes de la Dirección General de Tránsito, quienes tienen la responsabilidad de aplicar la normativa.

El secretario Guillermo Turrín confirmó que durante los primeros 10 días en los que se llevó adelante la campaña, los agentes de las áreas de control labraron 274 actas por estacionar en doble fila al tiempo que se procedió a la retención de 93 licencias de conducir, 22 de las mismas pertenecientes a taxistas. Para el funcionario, el resultado obtenido hasta el momento cumple con el objetivo de la campaña de poner en valor el respeto de la normativa vigente. “Esta irregularidad en el tránsito género hasta el mes pasado 14.052 actas”, señaló y remarcó: “Es sumamente importante y necesario tomar conciencia de que estacionar en doble fila es una falta grave que aumenta la cantidad de siniestros, obliga a los otros conductores a hacer maniobras peligrosas o bien bloquea totalmente el paso”.

Luego, explicó que esta conducta al ser detectada es causal de remisión vehicular y retención de la licencia de conducir y que las sanciones, en tanto, están determinadas en el Código de Tránsito que establece pagos de entre 25 a 75 unidades fijas (UF) –equivalentes al precio de un litro de nafta especial según el Automóvil Club Argentino– o bien la inhabilitación para conducir por hasta 30 días.